Desde Vía Paraná nos propusimos conocer más acerca de la Escuela Agrotécnica Las Delicias, una institución centenaria de gran importancia para la región.


A 27 kilómetros de Paraná se encuentra la Escuela Agrotécnica Las Delicias, conocida no solamente por su labor educativa sino también porque es un lugar cargado de historia, con mucho para contar y mucho más para celebrar ya que acaba de cumplir sus primeros 120 años de vida.

Desde Vía Paraná nos propusimos conocer un poco más acerca de esta institución educativa centenaria de gran importancia para la región, e incluso para toda la provincia. Para ello dialogamos con José Luis Sandoval, rector de la escuela, quien nos contó acerca del trabajo que realizan y cuáles son los desafíos que tienen por delante. En esta primera parte de la charla que compartimos abarcamos la historia de la escuela, sus primeros años y conocemos la idiosincrasia de sus docentes y alumnos.

Un poco de historia
La Escuela Agrotécnica Las Delicias fue fundada un 3 de mayo de 1900, por ese entonces Julio Argentino Roca ocupaba la presidencia del país y Leonidas Echagüe la gobernación de Entre Ríos. En ese contexto, el gobierno provincial decide adquirir 300 hectáreas en Estación Las Delicias con el objetivo de impulsar la Enseñanza Agropecuaria; y así comienza a caminar la escuela que, con el tiempo, iba a convertirse en una institución de referencia social y educativa para toda la región.

“Es una escuela centenaria a nivel país que nació en pleno modelo agroexportador. El objetivo de la escuela en ese momento era que los jóvenes agrarios, y descendientes de familias que llegaron con la inmigración, no se vayan a centros urbanos sino que queden en su propia región”, narra José Luis en relación a los inicios de la institución. “El objetivo de la escuela en ese momento era no solo producir materia prima sino elaborarla, es decir el valor agregado. Esto se mantiene hasta hoy. La escuela tiene un fuerte valor en muchos productos”, reconoce el rector.

El libro fundacional de la escuela que forma parte del archivo con el que están trabajando junto a CONICET

José Luis también nos cuenta que cuando se crea la escuela, venían alumnos de toda Latinoamérica “tenemos el registro de esto y lo estamos investigando con el CONICET de Rosario a través de un convenio que vamos a firmar pronto. Lo bueno de la escuela es que tenemos el libro fundacional de 3 de mayo, hasta hoy. Está todo documentado, hicimos un espacio físico para el archivo. Se está recuperando la historia”, comenta el rector haciendo referencia al valor social que significa poder recuperar y preservar estas piezas del pasado.

Era una de las pocas escuelas granjas en esa época, somos hermana de la escuela de Casilda Santa Fe. En los años ‘90 la escuela tuvo mucha presencia a nivel país con la genética de las vacas Holando-Argentino. Actualmente tenemos una cabaña de ganado bovino donde convive esa raza con la pardo suizo. Conviven razas lecheras, con características distintas”, detalla el rector.

La Escuela fue fundada el 3 de mayo de 1900

La escuela
Adentrarse en el ambiente escolar de Las Delicias es ingresar a un mundo de esfuerzo, de trabajo, de compañerismo y, sobre todo, de compromiso para con la educación pero también para con el futuro de muchos jóvenes que eligen esta modalidad de enseñanza para atravesar su adolescencia y prepararse para la adultez.

Actualmente en la institución trabajan 75 personas, entre técnicos de producción y profesores. La matrícula es de 170 alumnos, de los cuales 95 son residentes varones; es decir que viven en la escuela durante la semana. “No existe la residencia de mujeres, lo cual es una lástima porque quedan afuera muchas chicas que quieren estudiar acá, que si bien lo hacen tienen que viajar porque no tienen el servicio de residencia”, cuenta José Luis.

En relación a la procedencia de los alumnos, el profesor cuenta que los residentes viajan desde todos los puntos de la provincia, “ingresan los lunes y se van los viernes”. El resto del alumnado viaja de ciudades como Crespo, Libertador San Martin, Racedo y la zona de Gran Paraná. “Se valora muchísimo porque se levantan muy temprano para tomarse un colectivo urbano para llegar al lugar donde pasa la línea de colectivos de mediana distancia. Tienen 45 minutos más de viaje. A las 17:30 terminan las actividades y los chicos están llegando a sus casas a las 19”, narra José Luis en relación a la rutina que incorporan los jóvenes para poder asistir a la escuela.

El rector valora y referencia el modo de vida que eligen los jóvenes de Las Delicias, “Estos chicos que se levantan se van haciendo de una rutina, de un modelo de vida que se basa en el esfuerzo y el trabajo. Cuando egresen e ingresen al mundo laboral tienen estos hábitos incorporados. Muchos de estos chicos son hijos del 2001 es decir que no vieron trabajar a sus padres. La escuela rompe con este ideario de destrozo económico donde los chicos se levantan para ir a clases. Los alumnos de las delicias no son faltadores, es una fortaleza que tenemos”.

En la segunda parte de la nota, hablaremos de las actividades que lleva adelante la escuela y conoceremos qué desafíos se le plantean frente al contexto de pandemia.




Comentarios