A pesar de la situación de aislamiento social obligatorio dispuesta por el gobierno nacional, se siguen recibiendo denuncias y reclamos por personas que continúan circulando con normalidad e incluso generando congestión en ciertos lugares. Pero, afortunadamente, hay una gran mayoría que entiende la importancia que tienen estas medidas para reguardar la salud de toda la comunidad.

Tal es el caso de una familia de la localidad de Crespo que decidió aislar a su joven hijo y arbitró todos los medios, de manera voluntaria y minuciosa, para que pueda cumplir la cuarentena obligatoria de manera segura. Federico Folmer estuvo tres meses trabajando en Estado Unidos y llegó el pasado fin de semana a la localidad entrerriana.

"Nadie nos dijo nada, pero lo decidimos sabiendo que había un caso en Nueva Jersey, que es otro lugar. Fede no estuvo ahí, sino en Nueva York. No escuchamos que hubiera muchos casos, pero igualmente ya corresponde y ante todo viaje, lo ideal es la cuarentena", expresó su madre Julieta Anton en declaraciones a FM Estación Plus Crespo.

En referencia al operativo que llevaron adelante desde la familia para recibir al joven, la mujer explicó: "Tres días antes le conseguí una cabaña en las afueras de Crespo y nos pusimos de acuerdo: fuimos a buscarlo en dos autos, él vino solo en uno. Llegamos a Ezeiza, le dejé las llaves desde cierta distancia para que él las agarre y vino solo. Nosotros delante, en otro auto. El auto no entró a Crespo, fue directamente a la cabaña, está ahí. Fede no quiere que vayamos mucho, así que es muy poco el contacto que tenemos, sólo de lejos".

​En cuanto a la decisión, Anton contó que "Fue de común acuerdo. En el primer momento no le gustó mucho, como a todo joven, que por ahí no dimensionan lo que es el contagio viral, pero explicándole entendió lo que está pasando, lo que correspondía hacer y lo que pasaba si no hacía el aislamiento. Pase lo que pase estoy feliz de que mi hijo esté acá. Admiro su valentía y como está llevando adelante la cuarentena".