El animal fue visto en el balneario municipal de Piedras Blancas. Los especialistas confirmaron que se trataba de una especie inofensiva.


Hubo pánico en el balneario municipal de Piedras Blancas, en la provincia de Entre Ríos, cuando apareció un ejemplar de víbora curiyú, conocido popularmente como anaconda amarilla.

La serpiente de gran tamaño llegó nadando a toda velocidad y fue filmada por las familias que se encontraban veraneando a la orilla del río Paraná.

Luego fue capturada por los guardavidas del lugar, que luego comprobaron que se trataba de una especie en extinción, por lo que la devolvieron con mucho cuidado a su hábitat natural.

Los especialistas confirmaron más tarde que se trataba de una especie inofensiva.

Mirá el video:




Comentarios