El Jefe de la Departamental de Paraná habló luego de que recapturaran a Luciano Torres, quién se fugó el sábado 25.


Luego de que recapturaran a Luciano Torres, delincuente que se escapó el pasado sábado del Hospital Escuela de Salud Mental de Paraná, el Jefe de la Departamental de Policía local habló de los inconvenientes que tienen a la hora de controlarlos allí dentro.

El joven de 23 años con un frondoso prontuario y problemas con las drogas fue atrapado este miércoles por la noche cuando circulaba en una moto robada por la zona de Miguel David y Soldado Bordón, según detalla ElOnce.

Ante esta situación que preocupó a la sociedad y a las autoridades, el jefe de la Departamental, Marcos Antoniow, sostuvo que se les presentan inconvenientes para vigilar a los detenidos dentro del centro de salud. 

Esto es porque es una institución de régimen abierto y a los detenidos que llegan allí “no se puede aplicar el reglamento de detenidos ya que las autoridades del nosocomio sostienen que son personas enfermas“. Pero Antoniow resaltó: “Como personas enfermas no los cuidan los profesionales y el personal policial no está capacitado para atender este tipo de situaciones”.

Cuando un detenido ingresa al Hospital de Salud Mental no puede ser esposado y eso “es una problemática; tampoco pueden estar encerrados y andan deambulando por los pasillos“, por lo que los uniformados se deben “mezclar” entre los pacientes y profesionales para custodiarlos.

El Comisario resaltó que se trata de “una disyuntiva que se ha venido planteando” pero que hasta ahora no tuvo solución ya que “si están enfermos o tienen problemas de salud deberían ser cuidados por los profesionales que entienden en eso” pero “si está detenido debería aplicarse el protocolo”. 




Comentarios