Esta mañana Héctor Kattz, el agricultor de Salto Encantado que disparó y mató a un ladrón durante un robo a su domicilio, brindó una conferencia de prensa en la cual estuvo acompañado junto a su esposa, Laura Lauman y sus abogados defensores; Claudio Kattiz y Luciano Luna.

“Soy cristiano, nunca pensé en matar”, dijo Kattz, tras lo cual se quebró en llanto en una conferencia realizada en el Club Social de Oberá. Haciendo referencia la decisión de disparar que tomó durante el robo indicó “ustedes no se imaginan lo que es estar pasando por todo esto, siendo una persona de bien y gente trabajadora, que te ocurra esto. No lo deceso a nadie”.

El último 10 de abril a la noche, dos hombres con barbijos y cascos, a punta de revólver ingresaron a la propiedad del hombre ubicada en Salto Encantado en lo que fue un intento de robo. Katzz disparó con una pistola y el hecho culminó con la muerte de Gustavo Presli de 31 años y la huida de su cómplice que fue posteriormente ubicado y detenido en Campo Grande.

El colono que fue acusado de “homicidio simple, con exceso de legítima defensa y el uso de arma de fuego”, manifestó que nunca tuvo del deseo de matar al ladrón, una situación que marca un antes y un después en su vida y la de su familia. El agricultor y su esposa relataron los hechos acontecidos en su casa

Katzz estuvo detenido en una comisaría local y excarcelado seis días después por el juez de Instrucción 2 de Oberá, Horacio Alarcón, quien entiende en la causa. Los abogados defensores anunciaron que solicitaron a la Justicia el cambio de carátula por el de “homicidio simple en legítima defensa” y más adelante pedirán su absolución.

La pareja de colonos expresó su temor ante posibles “represalias” de allegados del joven fallecido, por parte de quienes han recibido amenazas. Sus abogados anticiparon que formalizarán una denuncia por amenazas.

El hecho según el colono

Eran las 21:30 horas del sábado 10 de abril, cuando Presli junto a otro hombre irrumpieron en la casa del colono de 65 años, que estaba junto a su esposa y un nieto de 2 años. Se presentaron diciendo que tenían un desperfecto con la moto y que la querían dejar allí, para el otro día pasar a buscarla. Cuando Héctor se acerca a brindarle ayuda, uno de ellos le pasa la llave de la moto y le agarra el brazo; empezaron a forcejear, logra liberarse e ingresa a la vivienda, donde extrae un arma calibre 22 largo.

En declaraciones, el colono indicó que Presli apuntó con un arma de fuego la cabeza de su esposa y este disparó su arma contra el hombre. El disparo le alcanzó en la cabeza del asaltante, quien falleció en el lugar y su cómplice saltó un tejido y  se dio a la fuga.