Con motivo de la pandemia, la venta de autos usados y de manera particular, ha aumentado en los últimos tiempos. Sumado a la virtualidad, existen muchas más ofertas que antes no existían, y muchas más posibilidades de ser engañados.

A raíz de esto, el Crio. Inspector Oscar Pereyra, jefe del sector verificación de automotores de la Policía en Oberá, mencionó que: “muchas personas compran con ilusión pero se olvidan de hacer la verificación y aparecen falencias en documentaciones y codificaciones para identificar el vehículo en su originalidad, allí queda retenido y se inicia una investigación que puede terminar en un pedido de secuestro de otra jurisdicción, ya sea porque fue sustraído o malhabido”.

“Hay concientización de las agencias de ventas de autos, pero es necesario que el particular entienda que debe verificar su auto, motor, chasis, antes de adquirirlo para ver si coincide con la documentación que le dan, a la hora de hacer una operación. En este tiempo de pandemia y con la virtualidad manifiesta, fueron muchos los casos que se presentaron de ventas anómalas, por esta razón. Lamentablemente el comprador luego se queda sin auto y sin el dinero”, expresó Pereyra.

Al realizar la adquisición de un vehículo usado se requiere hacer la verificación de documentación con las del motor, chasis, etc. “Los ciudadanos pueden presentarse en nuestras dependencias con los datos y ya hacemos un análisis provisorio, luego se concurre con el vehículo, para detectar cualquier irregularidad, si la hubiera. Incluso se puede pedir un informe de dominio en la web también, se puede detectar cualquier antecedentes o multas, antes de hacer la transacción”, explicó.

Las oficinas de Revisión Vehicular en Oberá corresponden a la zona 4, que abarca unidades Regional II de Oberá, XI de Aristóbulo del Valle, VIII de San Vicente. La misma se halla en inmediaciones al Comando Radioeléctrico en Barrio Gunther, esquina Barrio Yerbal Viejo.

Aumentaron las ventas de autos apócrifos en Oberá