En medio de la tragedia que vivió una familia de Oberá, se prendió una luz de esperanza. Es que luego de perder todo por las llamas, el grupo que quedó con lo puesto recibió asistencia para poder comenzar a levantarse.

La historia comenzó en la mañana del miércoles, cuando los efectivos policiales tomaron conocimiento que una vivienda sobre la calle París se habría incendiado en su totalidad. Para sofocar las llamas. En el lugar trabajó personal de la seccional Primera y División Bomberos.

Posteriormente, la División Comunitaria junto a la oficina de Acción Social de la Municipalidad, se pusieron en contacto con la joven de 18 años, propietario de la casa incendiada, para brindarle asistencia.

Cerca del mediodía, los policías le llevaron prendas de vestir y alimentos, como así también un Gabinete Interdisciplinario de profesionales brindó asistencia y contención a la familia.