La autopsia reveló que la beba no sufrió ese tipo de vejaciones, aunque sí tenía signos de abandono.


Luego de que la autopsia descartada violencia y el abuso sexual, a la pequeña de 8 meses que falleció el 8 de septiembre en Campo Grande, su madre, Lidia Ester S. de 20 años, recuperaría la libertad para poder atender a sus demás hijos, con quienes comparte una vivienda en el barrio Ex Ruta 14.

Según publicó El Territorio, la justicia tendría en cuenta esta circunstancia para otorgarle a la mujer la libertad, puesto que son tres sus hijos menores y se encuentran en estado de vulnerabilidad, además de haber sufrido violencia doméstica.

La autopsia que le practicaron a la niña en la morgue judicial de Posadas, descartó las sospechas, aunque la justicia pudo comprobar que la niña vivía en estado de abandono.

El informe forense ya está en manos del Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, por subrogación a cargo el juez de Instrucción Dos, Horacio Alarcón.

Los padres de la beba, Lidia y Rubén Rolando M. (39), continúan detenidos en diferentes dependencias de la Unidad Regional II.




Comentarios