Piden que se desplace de sus cargos al jefe y subjefe del sector de la cooperativa por constantes abusos laborales y de poder contra el personal de la empresa.


El ingreso a la planta de agua potable se encuentra cerrado como parte de los reclamos de los empleados de Saneamiento y Agua Potable de la Cooperativa Eléctrica Limitadas de Oberá. Desde el día de ayer que estos trabajadores se encuentran en paro total de actividades.

Estas medidas fueron tomadas a causa de la falta de respuesta por parte del Consejo de Administración a los reclamos presentados hace más de una semana. Además tampoco se presentaron en la audiencia pactada para la semana pasada en el Ministerio de Trabajo en Posadas.

Los reclamos consisten en que se desplace de sus cargos al jefe y subjefe del sector de la cooperativa por constantes abusos laborales y de poder contra el personal de la empresa. El delegado gremial Sergio Maidana expresó que “estamos arriesgando que Oberá quede sin agua, muy grave y los directivos no toman con seriedad”.




Comentarios