Las deudas que se acumularon en los últimos meses fueron determinantes.


El sector turístico de Oberá sufrió dos bajas sensibles del rubro alojamientos, por un lado el reconocido Hotel El Edén, inaugurado el 1 de enero de 1995 y también la Hostería Monte Aventura, con 12 años de vida. La acumulación de deudas fue determinante en ambos casos. Irma Bregagnolo, propietaria del primero, evalúa la posibilidad de alquilar a futuro, mientras que la familia Krieger, titulares de Monte Aventura mantendrán cerrado, publicó el portal Meridiano 55.

“La verdad es fue un paso muy difícil, fueron muchos años de sacrificio, años de proyectos. Todavía tengo proyectos y hay muchas cosas que quería seguir haciendo. Pero no tuve el apoyo, municipal principalmente que necesitaba, lamento tener que decir esto, pero es la verdad. Si me hubieran apoyado, seguramente mi familia hubiera visto la forma de poder seguir ahora”. expresó Bregagnolo.

La emprendedora dijo que la acumulación de facturas de agua y luz fueron determinantes Bregagnolo y afirmó que recibió una intimación para regularizar la situación ante la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (CELO) por una deuda de más de 130 mil pesos. “Estoy pensando en qué voy a hacer. Espero que algún día mis hijos sigan con el rubro. También es posible alquilar, ya que aparecieron ofertas. Estoy viendo qué hacer”, comentó.

El emprendimiento de la familia Krieger, incluye un Parque Recreativo, que aguarda ser habilitado para mantener su relación con la comunidad, pero la hostería cerraría definitivamente.




Comentarios