Se trata d eun ascentamiento informal por lo que no cuentan con servicios regulares.


El Municipio de Jardím América efectuó la colocación de una canilla pública en el barrio Bancario, donde se encuentran asentadas unas 400 personas y no contaban con acceso al suministro. Las familias contaban únicamente con pozos para extraer agua, pero las napas estaban contaminadas y por ello tuvieron un brote de enfermedades virales entre los niños.

“La falta de agua era lo más urgente a resolver. En realidad, sus pobladores necesitan de todo, porque ni siquiera acceso a la energía eléctrica tienen; Sin embargo, no tener agua potable y estar a merced de un pozo que a la vista tiene agua negra es inhumano”, explicó Marcela Vera.

  En este barrio no se puede proceder a la instalación del servicio domiciliario de agua o de energía porque la ocupación del predio es irregular. El espacio pertenece al Banco Nación, que todavía no llegó a un acuerdo con la Provincia ni el Municipio. Por ello, los vecinos no cuentan con servicios básicos, ni con un Caps o escuelas cercanas. El barrio Bancario se originó a las afueras de Jardín América hace casi una década.




Comentarios