La policía investiga un caso de abuso sexual en el que la víctima es una niña de 13 años y el responsable su propio padre. El caso se registró en la localidad de Almafuerte donde los vecinos viven conmocionados hace un mes por la historia.

Según publicó El Territorio en su edición digital de este domingo, el acusado estuvo prófugo durante varias semanas y ahora se encontraría detenido.

Según la denuncia, "la niña llegó un día llorando a la casa y al preguntarle qué le había sucedido, ella relató que su progenitor le había tocado las partes íntimas".

Pero el caso se agravó más, cuando la mujer fue a alertar a un familiar directo y como respuesta debió escuchar que habría sucedido lo mismo con otra menor de edad de la familia.

También trascendió que los teléfonos de las familias fueron o están siendo peritados en busca de pruebas para confirmar las denuncias que recaen sobre el hombre y no se descarta que haya cometido violación con acceso carnal, con al menos una de las menores de edad.