El 12 de octubre pasado trascendió la noticia por la muerte de una jovencita de 18 años en Oberá, identificada como Ahylen Rocío Mattos. Según manifestó su madre, había llegado del trabajo y encontró a la muchacha en posición fetal sobre la cama, sin signos vitales.

La mujer de 35 años quedó detenida por abandono de persona, luego de que se conociera que la adolescente padecía dificultades visuales, auditivas y motrices. Días después, inclusive el Juez de Familia de la Capital del Monte apuntó contra una asistente social, la cual aparentemente tenía conocimiento sobre la situación pero no realizó las actuaciones correspondientes.

Hoy está previsto que declare la madre de Ahylen en el Juzgado de Instrucción n°1. La autopsia había concluido en que falleció por desnutrición aguda y paro cardiorespiratorio.

Cabe destacar que la mujer, según trascendió, padece de trastornos psiquiátricos, por lo que su defensa solicitará informes médicos. Con éstos buscarán determinar el estado de salud mental en que se encuentra.