El director provincial de Manejo de Fuego, John Cuiñas, aseguró que por el momento no se presentó actividad de fuego en el lote 39 de Quillén y que se está trabajando para detectar los puntos calientes que pudieran surgir a partir del cese de la lluvia que se produjo el fin de semana.

Cuiñas explicó que son tres o cuatro puntos calientes los que hay que vigilar y extinguir para evitar que se provoque otro foco. “Estamos monitoreando el lugar, hoy no vimos la zona con actividad”, añadió.

Por otro lado, el intendente de Aluminé, Gabriel Álamo, aseguró que la guardia de cenizas trabajará en el lugar por lo menos 15 días.

“Llovió con mucha intensidad a partir del 1° de enero a la noche y el 2 a la mañana. Hasta el mediodía de hoy o primeras horas de la tarde se espera algo de lluvia. Cuando cae con esta intensidad no se permite trabajar en el terreno”, señaló Álamo este lunes en diálogo con “LU5″.

“Lo que hay que hacer ahora es relevar estas casi cinco mil hectáreas que se quemaron para detectar los puntos calientes”, agregó.

En el lugar trabajan 200 personas, a las que se suman las distintas instituciones nacionales y provinciales. Además, “se sumaron vecinos y trabajadores de campos aledaños, gente de la comunidad mapuche Currumil y gente de distintas organizaciones ofrecen su colaboración”, afirmó el intendente.