El Sindicato de Enfermería de Neuquén (SEN) reclamó más elementos de protección para su laboral diaria ya que denuncia que los trabajadores no cuentan con barbijos ni guantes. Además, advirtió que el recurso humano es poco.

En declaraciones al diario Río Negro, Darío Más, del sindicato, dijo que "faltan barbijos N95 que son lo de alta eficiencia, camisolines, gafas, guantes impermeables (algunos que hay son de mala calidad y ponen en riesgo al personal), cofias, botas descartables, y otros insumos como jeringas y medicación que ya vienen faltando del año pasado".

Relató que hubo casos de enfermeros que tuvieron que atender sin alguno de los elementos de protección. Más dijo que los lugares más críticos por faltantes son los sitios con mayor población, tal el caso de hospitales y salitas sanitarias se encuentran en la zona Confluencia, en Zapala, en Cutral Co y Plaza Huincul, además de los lugares donde se hace atención primaria.

Más especificó que "a veces en el hospital de Zapala son dos enfermeros por turno, y es algo que se repite en el sistema público". Dijo que el SEN agrupa 700 afiliados pero que entre todo el sistema público son más de 2400 trabajadores.

Otro de los puntos que marcó es que hay muchos pacientes que son asintomáticos y en la atención "se privilegian ciertos sectores y servicios críticos pero se olvida la atención primaria". En este sentido, mencionó los casos cuándo hay que buscar un paciente en ambulancia o cuando se está en la sala de guardia.