Tres delincuentes armados y totalmente fuera de sí perpetraron un violento asalto durante la noche de este viernes en una vivienda ubicada en Rivadavia, en la Zona Este de Mendoza. Una de las víctimas del asalto es un policía, a quien redujeron junto con su madre -estaban juntos en la vereda del lugar-; por lo que luego ingresaron a la casa. En el interior amenazaron a la familia completa para poder llevarse algunas de las pertenencias que encontraron; entre las que se destacaron una camioneta, el arma reglamentaria del uniformado con 24 cartuchos y su chaleco antibalas.

// Mirá también: Un policía de civil al que quisieron robarle la moto le disparó a un ladrón.

Además, en el interior del domicilio se encontraban dos clientes que ocasionalmente estaban en el lugar -allí funciona, además, un local comercial-; a quienes les sustrajeron dinero en efectivo y otras pertenencias. Luego se dieron a la fuga.

Tres delincuentes con armas de fuego redujeron al efectivo policial y a toda su familia en Rivadavia para ingresar a la vivienda. Foto: Pexels.

Sorprendidos

Cerca de las 21 de este viernes, en la vereda de una vivienda ubicada en las inmediaciones de calle Gil y los Guindos (Rivadavia), se encontraban el uniformado de la Policía de Mendoza junto a su madre, una mujer de 53 años. Sorpresivamente, de un instante para el otro, ambas personas fueron abordadas por 3 sujetos con armas de fuego. Luego de amenazar al hombre y a su madre, los malvivientes lograron reducirlos e ingresar a la casa (el portón estaba abierto).

// Mirá también: Quedaron en comprar autos por Facebook y fueron asaltados.

Una vez adentro, los asaltantes amenazaron y redujeron a toda la familia y a los mencionados dos clientes ocasionales que se encontraban dentro de la casa. El botín que se llevaron los delincuentes incluyó una camioneta VW Saveiro, el arma reglamentaria del uniformado (una pistola marca Taurus), el chaleco antibalas (todo del policía); además de dinero en efectivo y otros objetos.

Con todas las pertenencias en su poder, los asaltantes se escaparon por calle Gil hacia el este. Las actuaciones quedaron a cargo de la Oficina Fiscal de la jurisdicción, y también intervino personal de la Subcomisaría Ferreyra.