El 2020 no fue un año fácil a nivel mundial, para nadie; y en ello hay un gran responsable: la pandemia de Covid-19. Y si el año pasado no fue fácil, la primera mitad que ya ha transcurrido de este 2021 tampoco asoma como el año de la salvación. No obstante, algunos rubros y actividades –poco a poco- lograron reactivarse.

// Mirá también: Reinventándose en pandemia, una apuesta a la empleabilidad de los jóvenes.

La gastronomía y la hotelería (que luego de una primera etapa de cierre total pudieron reabrir con protocolos y capacidad reducida) han sido algunos de los sectores más golpeados por la pandemia; y las consecuencias se evidenciarán durante varios años. Sin embargo, dentro de lo que es la hotelería hay un rubro que –según coinciden sus responsables- nunca pudo reactivarse del todo: el de los hoteles alojamientos o albergues transitorios; conocidos popularmente como “telos”.

Los hoteles alojamientos de Mendoza intentan reinventarse con promociones y campañas especiales. Foto: Imagen ilustrativafreepik

Las restricciones para circular de noche –que volvieron a estar vigentes en Mendoza y en el país- y la atención según el número de DNI (lo que obligaba a los clientes a mostrar su DNI al llegar a estos establecimientos, algo a lo que muchas veces no quieren acceder por una cuestión de intimidad y discreción) volvió a golpear al rubro a partir del segundo trimestre de este año.

Por esto mismo es que los “telos” mendocinos apuntan a distintas estrategias de cara a la segunda mitad del año y con un único objetivo: mejorar la mala situación en la que se encuentran sumidos desde el inicio de la pandemia (más allá de un pequeño oasis que encontraron a fines de 2020 y durante enero y febrero de 2021).

Promociones para pasar toda la noche en una habitación –y evitar la circulación en la vía pública en el horario vedado- y precios promocionales para algunas habitaciones (lujosas o estándar) son parte de algunas de las campañas que han encarado los hoteles alojamientos de Mendoza. Y que comienza a verse con fuerza con la llegada del invierno y de los días fríos.

Ideas innovadoras

En abril, el hotel alojamiento La Luna –que ha sido noticia a nivel nacional e internacional en varias ocasiones por sus ingeniosas campañas de marketing y promociones- pisó fuerte con una llamativa iniciativa. “Vladimir, uno y a dormir” fue el nombre –con tintes de picardía- mediante el cual el “telo” ubicado en el carril Mathus Hoyos invitaba a los clientes a rentar una habitación por un turno en horas de la noche y luego, a cambio de 250 pesos más, pernoctar hasta el amanecer del día siguiente.

“La invitación era para que la gente llegara a las 22, pasara el turno y luego se les ofrecía hacer pernocte hasta el otro día a cambio de un monto adicional. De esta manera, la gente no tenía que estar en la vía pública durante el horario en que estaba prohibido. Y la verdad es que fue irregular el resultado de la campaña, ya que hay una realidad y es que no todos se quieren quedar a dormir. Pero pasamos de no tener movimiento casi a tener un aumento de 40% de habitaciones ocupadas por noche”, destacaron desde La Luna a Vía Mendoza.

Desde ese hotel alojamiento reconocieron que a partir de fines de 2019 y durante todo el 2020, la situación fue realmente mala. “Desde agosto de 2019 empezó a caer en picada la actividad, y el momento más crítico fue cuando estalló la pandemia y cerraron todos los hoteles. Recién en octubre del año pasado se autorizó la apertura, pero solamente a quienes estaban habilitados como hoteles tradicionales. Y aunque algunos municipios recategorizaron a los hoteles alojamientos como hoteles, no todos abrieron. Porque teníamos que vender con valores de días completos la estadía, por más que la gente estuviera un par de horas y se fuera”, agregaron.

La reapertura a fines del 2020 trajo algo de oxígeno a los responsables de los “telos” mendocinos. No obstante, la situación no llegó a repuntar como en la era pre pandemia. Pero ya al comienzo de este año, el panorama mejoró un poquito más todavía.

Campaña hotel alojamiento La Luna - MendozaCaptura web

Enero y febrero fueron meses buenos; pero después volvieron las restricciones de circulación por la noche y eso nos afectó mucho. Sobre todo si se tiene en cuenta que en estos locales, la noche representa entre 60% y 70% de las ventas diarias”, agregaron desde el telo guaymallino.

Otro agregado que también repercutió de forma negativa en la actividad fue la atención de acuerdo al último número del DNI. “Por empezar, tenías que conseguir que las dos personas coincidieran en el último número. Pero, además, las personas trans tenían que pasar por la incómoda situación de mostrar en conserjería un documento que no coincidía con su identidad. La verdad es que esa medida también atentaba contra dos de los principios fundamentales de los hoteles alojamientos: la intimidad y la discreción”, resaltó otro de los encargados de telos consultados por Vía Mendoza.

// Mirá también: Ilustradora mendocina llegó a la final de un concurso de diseño nacional.

Para estos comercios, la asistencia por medio de programas como el Repro y otros acuerdos con el sindicato y los trabajadores ha sido clave para mantenerse y no tener que cerrar sus puertas definitivamente.

Estrategia para el invierno

La llegada de junio ha servido como la excusa para una reciente campaña impulsada desde la Asociación de Albergues Transitorios de Mendoza (AATM). Se trata de #JunioHot, un lema detrás del cual se han creado promociones y hasta ideas como la que ejecutó La Luna en abril (permitirle a los clientes pasar la noche entera en una de las habitaciones para no incumplir la restricción de circulación nocturna).

Por medio de su página de Facebook, la AATM ofrece con distintas fotos y post las promociones de los telos adheridos a la asociación.