Hola Juan Carlos, cómo estás...” es un audio que seguramente han escuchado una o inclusive varias veces. Desde hace unos meses, el audio es furor y se ha viralizado por todas las redes sociales: Whatsapp, Instagram y TikTok. Se trata de un audio creado por Mateo, un niño sanjuanino de 9 años, producto de un intercambio gracioso con su tío llamado Juan Carlos.

// Mira también: ¿Quién es Mateo, el sanjuanino de 9 años detrás del viral de “Hola Juan Carlos”?

Sin dudas el audio del niño produce mucha risa, y las diferentes versiones y actuaciones que se han hecho del audio solamente hacen que el asunto sea más gracioso. La palabra obscena y “el espíritu” junto al nombre de Juan Carlos parecen ser la combinación perfecta para generar un viral.

Diana es ecuadoriana, y también se expresó sobre el audio viral sanjuanino.

Además, el audio realmente se viralizó, traspasando las fronteras de nuestro país. Influencers y personas de toda Latinoamérica y hasta inclusive España han disfrutado del audio, haciendo bromas o demostrando sus versiones del viral.

Pero la gran pregunta al final de todo es cómo se sienten las personas que llevan el nombre Juan Carlos. ¿Se sienten perjudicados o expuestos? ¿Les da risa toda la situación o están haciendo fila en registro civil más cercano para cambiar su nombre?

Para llegar al fondo del asunto, desde Vía Mendoza hablamos con mendocinos llamados Juan Carlos para conocer cómo ha sido su vida después del viral del niño sanjuanino y cómo se han sentido al respecto.

Estar en la piel de los Juan Carlos

En la Argentina, entre 1922 y 2015, 290.266 personas fueron anotadas como Juan Carlos en el Registro Civil, de acuerdo a nombres.datos.gob.ar. En el mismo sitio se indica que el nombre alcanzó la mayor popularidad en 1946 y la menor en 2015.

Entre 1922 y 2015, se registraron 290.266 argentinos con el nombre Juan Carlos.

Son cinco los JC (Juan Carlos) mendocinos consultados para poder conocer cómo se sienten frente a la exposición que han recibido por el audio. Todos expresaron haber sido víctimas de bromas y juegos con las palabras utilizadas en el audio, lo que mayormente les produce risa.

“Me llamo Juan Carlos y me lo tomo a risa, no me molesta, no me siento perjudicado para nada”, relató JC de 56 años.

Por otro lado hay un JC que no se sintió afectado, ya que nunca fue nombrado como Juan Carlos, sino con su sobrenombre, Juanqui. “Me llamó la atención que diga Juan Carlos, porque es un nombre de viejo. No lo asocié conmigo, si me llaman en la calle así probablemente no me dé vuelta”, contó JC entre risas y agregó que en sí el audio no le llamó la atención, sino más bien la historia detrás del viral.

A otro JC no le hizo falta el viral para que no le guste su nombre. “El audio me causó mucha gracia, pero mi nombre ya no me gustaba de antes. Prefiero que me digan Juan, porque no me gustan los nombres compuestos. Sólo que ahora después del audio, todos me dicen Juan Carlos”, reveló JC de 49 años.

Hay un JC que logró sacar provecho de los chistes, ya que es candidato a concejal. “Lo uso para romper el hielo y hacer bromas”, contó el hombre. Detalló que en el escrutinio de las PASO, algunas de las boletas que llevaban su nombre venían incluidas con mensajes como “Hola Juan Carlos” o “No te entiendo nada”, lo que también le produjo gracia.

El candidato no fue el único que vivió alguna experiencia con su nombre, ya que Lucas usó su Twitter para referirse a las risas que se llevó como presidente de mesa.

Pero sí hubo un JC que le empezó a molestar, pero más que nada porque se cansó de los chistes. Al principio, el joven de 22 años cuenta que no le molestaban los chistes de sus amigos y conocidos, pero con el tiempo la gracia se gastó: “Ahora toda la gente tiene muy presente ese audio, lo primero que la gente atina a hacer cuando te conoce es hacer una broma con ese audio”.

// Mira también: Waffles con forma de pene, el emprendimiento de dos hermanos que es furor en Mendoza

Al igual que todos los virales, en algún momento el furor del Juan Carlos bajará y solamente quedará en las memorias de los celulares y de la gente el audio. Será después de esto que los Juan Carlos podrán volver a sus vidas normales.