Por más que intente convencer que no es ni más ni menos que una chica como cualquier otra, Sofía Vier (a quien llaman “Capitana Marvel”) es consciente de que en el fondo la separa todo un abismo con otras mujeres de 26 años. Porque ella, a diferencia del resto en el país, superó todos los requisitos y exigencias para lograr lo que ninguna exponente femenina ha conseguido en la historia: pilotear un avión de combate dentro de la Fuerza Aérea Argentina.

El diploma lo recibió hoy bajo el sol mendocino junto a otros nueve compañeros en la IV Brigada Aérea de Las Heras durante un acto que contó con la presencia del ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi.

Y también con un condimento muy especial: la presencia de Jorge Vier, su orgulloso papá, también piloto consagrado, a quien Sofía no pudo ver desde febrero.

“Estoy emocionada; es el único miembro de mi familia que pudo estar acá”, dice. Ella era bebé cuando falleció su abuelo, ingeniero aeronáutico y aviador, pero “la sangre es la sangre”, advierte y asegura que la vocación fue pasando de generación en generación.

La mirada firme de Sofía Vier, una piloto argen tina que ya está lista para defender la Patria. / Orlando Pelichotti - Los Andes

Además de su papá, su tío también es helicopterista retirado de la Fuerza Aérea. Nació entre aviones y así desea morir. Erguida, con su trenza perfecta y el rimmel que resalta aún más sus hermosos ojos claros, “Sofi” es delicada y tiene una sonrisa perfecta. Asegura que fue cosechando amigas por todas partes, que sueña con formar una familia y que ama el aire libre.

Pero a la hora de imaginar su futuro, esta pasión puede más: “Volar en un A4 en mi próximo destino, en la V Brigada Aérea situada en Villa Reynolds, San Luis, y seguir disfrutando de lo que elegí para toda la vida”.

De muy bajo perfil, Sofía nació en Córdoba y el 1 de diciembre próximo cumplirá 27 años. “¿Cómo me siento? Igual que cualquier persona, porque ante todo somos eso. Solo que elegí una carrera nada fácil que requiere esfuerzo y sacrificio. Me preparé entre los mejores y quise siempre estar entre ellos”, sostiene. Fuente Los Andes