Pocha y Guillermina ya se adaptan en las hectáreas del santuario en Brasil

Las elefantas queridas por los mendocinos ya están fuera de la adaptación y se encuentran en la naturaleza del santuario en Mato Grosso.

Pocha y Guillermina en el santuario de Mato Grosso
Pocha y Guillermina en el santuario de Mato Grosso Foto: Global Sanctuary for Elephants

Desde hace algunos días madre e hija se encuentran saliendo más del reciento al cual llegaron al principio. Ahora disfrutan de las varias hectáreas del lugar y se muestran muy felices con el cambio.

Pocha y Guillermina vivieron muchos años en el actual Ecoparque de Mendoza, rodeadas de cemento y con los cuidados que solo el personal del ex zoo podía brindarles.

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance compartió una foto de ambas en libertad.

Les comparto una foto reciente de Pocha y Guille disfrutando ampliamente de la naturaleza en @GlobalElephants”, dice el twit del funcionario junto a la imagen.

Las elefantas ya disfrutan del aire libre.
Las elefantas ya disfrutan del aire libre. Foto: Twitter Humberto Mingorance

Los primeros días de recién llegadas las elefantas no estaban muy confiadas de salir del granero de adaptación. Guillermina, al nacer en cautiverio, era la primera vez que experimentaba el pasto y la tierra en sus patas, el aire y clima selvático.

Con el tiempo Pocha y Guillermina se fueron amigando con el espacio y lograron empezar a salir a pasear por uno de los “patios” que tiene el santuario. Al principio salían cuando los trabajadores estaban almorzando, pero luego se fueron adaptando mejor.

Feliz viernes, tenemos algunos chirridos de Pocha y Guillermina. Es un día soleado y brillante en el santuario y las chicas ya están saliendo”, compartió Global Elephants este 20 de mayo junto a imágenes en video.

Según cuentan los cuidadores del santuario las elefantas salen del establo cuando escuchan el cuatriciclo que les trae un poco de heno. Se las ve alegres y con paso apurado cuando el vehículo aparece.

Ambas niñas se mueven muy rápido, incluso con sus pequeños movimientos cuando están dentro del granero. No se mueven de forma agresiva; son muy rápidos con sus movimientos, Guille más que Pocha”, dicen en el blog de Global Elephants.

En cuanto a los movimientos bruscos los especialistas enseñarán a la madre e hija a ser conscientes de su cuerpo en el espacio y cuidar también a los que los rodean.

Desde el espacio para elefantes en el Mato Grosso aseguran que cuando ellas decidan mudarse estarán listas para hacerlo y que podrán moverse de forma rápida.

Temas Relacionados