Mendoza es una de las provincias argentinas donde más se sintió la ola de calor de este miércoles 12 de enero. El termómetro alcanzó o superó los 40 grados en algunas localidades y emitieron un alerta rojo por las altas temperaturas.

El alerta es una categoría que afirma que las marcas térmicas son consideradas “muy peligrosas” ya que pueden tener un “efecto alto a extremo en la salud” de “todas las personas, incluso a las saludables”.

Las altas temperaturas “pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo” y tener un “efecto moderado a alto en la salud”.

Precaución por ola de calor en Mendoza. Se mantienen las condiciones de peligro por altas temperaturas. De efecto alto a extremo, muy peligroso que podría afectar a todas las personas. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes Foto: Ignacio Blanco

Por otra parte, como suele suceder con los calores extremos, la gente no sólo aumentó el consumo y uso del agua, sino también el de la energía eléctrica. El mantener encendidos aires acondicionados, ventiladores y aparatos electrónicos durante el encierro para evitar el calor, se vuelven el combo ideal para saturar el sistema eléctrico de cualquier región.

Y esto justamente ocurrió este martes 11 de enero, Mendoza superó la máxima demanda histórica de electricidad por la ola de calor que se hace sentir en todo el territorio provincial. La ponencia llegó a 1.168MW, pasado el mediodía, cuando hacían 37°C.

Desde el Ente Provincial Regulador Eléctrico habían contemplado esta situación y estiman que durante este miércoles pueda repetirse esta situación, incluso superarse, teniendo en cuenta que la máxima fue de entre 38 y 40 grados en diferentes puntos de la provincia.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

  • Tomar mucha agua durante todo el día.
  • No exponerse al Sol en exceso ni en horas críticas.
  • Usar protector solar de factor 30 como mínimo.
  • Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Evitar comidas abundantes y pesadas.
  • Comer verduras y frutas.
  • Reducir la actividad física.
  • Usar ropa ligera, holgada y de colores claros.
  • Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
  • Ducharse o mojarse el cuerpo con agua fresca.
  • Utilizar anteojos adecuados para protegerse del Sol.
  • Caminar en lo posible por la sombra.
  • En caso de no sentirse bien por el calor, pedir ayuda. Y si además aparecen síntomas como dolor de cabeza, dolor abdominal, náuseas, vómitos o mareos, consultar con urgencia al médico.