Hasta el momento el gobierno de Mendoza no considera apelar a las cámaras frigoríficas de heladerías ni cualquier otro soporte externo al sistema para el mantenimiento de las vacunas contra la Covid-19, cuando lleguen.

Ayer surgió la novedad de que Córdoba apelará a este recurso en el marco de la logística para afrontar este desafío.

Según se supo, la empresa propietaria de la cadena de heladerías Grido, ofreció esta posibilidad a las autoridades sanitarias provinciales, lo que incluye transporte, heladeras y cámara de frío.

Es que si bien no se sabe aún qué vacunas llegarán inevitablemente hay que resolver la demanda de frío que, si bien es distinta, requieren todas.

Desde la dirección de Inmunizaciones señalaron que en Mendoza no han considerado esta posibilidad ya que en principio, creen que podrán afrontar el escenario con los recursos existentes más los que están en proceso de incorporar. Es que se está gestionando la compra de refrigeradores, en particular para las zonas más alejadas del Gran Mendoza.

Cabe destacar que en una publicación del diario la Nación se detalló que la empresa de heladerías Grido cuenta con la cámara de frío más grande de Latinoamérica (con capacidad para 17 millones de kilos del producto); inaugurada en 2016. Aseguran que está totalmente robotizada y requirió una inversión de u$s 15 millones. La cámara trabaja a 28 grados bajo cero. Es decir que sería útil para la vacuna rusa Sputnik que necesita -18°C. Fuente Los Andes