Las exportaciones de vino crecieron 22,3% solo en febrero en comparación con el 2020 pero además si se contabilizaan los dos primeros meses del 2021 la suba representa un 12% en relación al año pasado.

Según los datos del INV sobre exportaciones en febrero de 2020 se vendieron al exterior 130.858 hectolitros de vino fraccionado, mientras el mes pasado se despacharon 160.074 hectolitros, lo que se traduce en ese crecimiento del 22,3%.

En cuanto al tipo de vinos, los que tuvieron un incremento más marcado en las ventas a otros países fueron los genéricos (+46,2%), aunque representan apenas un 13% del total. Los varietales, por su parte, crecieron un 19,4% y tienen una participación de 85% en el volumen exportado. Un dato a destacar es que, si bien las ventas de espumantes se vieron afectadas por la pandemia, sobre todo en los primeros meses, de cuarentenas más estrictas, en febrero tuvieron una variación positiva de 5,5%.

Al momento de analizar el tipo de envase, el que tuvo un mayor incremento, al comparar el segundo mes de 2020 y de 2021, es el tetra brik. Subió un 38,2%, con lo que pasó de alcanzar el 6% del volumen total exportado al 6,8%. La botella, en tanto, creció un 21,5%, de manera que su participación bajó del 93,1% al 92,5%. El bag in box también se incrementó, pero apenas un 3,3%.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura va presentando, además, los datos acumulados en el año. En enero y febrero de 2021, con respecto al mismo período de 2020, las ventas al exterior de vinos fraccionados tuvieron una suba del 12%. Dentro del total, los genéricos aumentaron 30,8%, los varietales 9,6% y los espumosos 14,8%.

El valor FOB total también presenta un dato alentador, ya que ha tenido una recuperación, en el acumulado de enero y febrero, de 1,8% (se pasó de 120,8 millones de dólares a 123 millones), con una suba en el monto de las exportaciones de vino fraccionado de 8,3% y una caída de los graneles de 34,1%.

Cuando sólo se toma febrero, el crecimiento es aún mayor, ya que el valor FOB trepó 10,5% (de 57,7 millones de dólares a 63,7 millones), con un aumento del 17,6% en el valor de las ventas al exterior de fraccionados y un descenso de 31,1% en el de los graneles.

Los destinos con mayor crecimiento de las exportaciones de vino fraccionado, en volumen y valor, en lo que va de 2021, son Brasil (63,5% en hectolitros y 52,8% en dólares) y Paraguay (34,3% en volumen y 105,9 en valor FOB). Les siguen Estados Unidos (8,8% en litros y 0,7% en valor) y Canadá (3,8% en volumen y 6,4% en dólares). En cambio, el Reino Unido ha tenido una caída de 5,3% en los hectolitros y de 8,1% en el valor FOB.

El titular del INV, Martín Hinojosa, comentó que lo importante es que está aumentando la exportación de valor agregado, ya que cuando se vende al exterior vino embotellado se incluye también el vidrio, el corcho, la etiqueta, la caja; lo que implica el trabajo de mucha gente.

Sin restar mérito a la comercialización de graneles, señaló que se trata de un mercado infiel, que básicamente mira el precio, mientras que el fraccionado involucra un negocio de marca, en el que es más difícil entrar, pero también que saquen a quien logró ingresar.

Hinojosa destacó además que se está vendiendo a mejores precios, lo que otorga sustentabilidad. En cuanto a los dos destinos con mayor crecimiento en volumen y valor FOB, Brasil y Paraguay, detalló que con las autoridades del primero tiene reuniones mensuales en las que se ha ido trabajando en la documentación solicitada, de manera de facilitar las ventas al vecino país.

El informe del INV plantea que la caída de 66% en las exportaciones de vinos a granel, en el primer bimestre de 2021, responde a la falta de oferta exportable, por los reducidos stocks disponibles, por lo que se está a la espera de la nueva cosecha.

Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.