Un convenio de colaboración y capacitación firmó el Departamento General de Irrigación (DGI) con la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CONAE) que permitirá al organismo contar con herramientas modernas como son las imágenes radar que proporcionan los satélites SAOCOM I y II, éste último lanzado en 2020, para realizar análisis certeros para la administración del agua en la provincia.

//Mirá también: Clima en Mendoza: así estará el tiempo durante el fin de semana

El comunicado de Irrigación destaca que “el inusual ciclo de años de sequía en Mendoza, asociado a los fenómenos de cambio climático, hacen ver la necesidad de contar con información que posibilite una mayor certeza en la toma de decisiones en la administración del agua”.

“La teledetección otorga una fuente de información continuada y constante de la tierra. Asociado a ella, con un adecuado uso de un Sistema de Información Geográfica (SIG) se pueden interpretar los fenómenos naturales y antrópicos que están ocurriendo en las distintas cuencas provinciales”, explicaron desde la entidad que maneja el agua en la provincia.

Ambas disciplinas permiten analizar el territorio a escalas muy grandes y, al mismo tiempo, conocer de forma precisa variables de la Tierra que ayudan a entender mejor su funcionamiento.

Los objetivos del convenio, que tendrá una duración inicial de dos años, son:

  1. Capacitación de los profesionales del DGI en el uso de las herramientas que dispone CONAE.
  2. Uso de la información de campo del DGI para la calibración del satélite y generación de algoritmos de interpretación.
  3. Aplicación de resultados de interpretación de imágenes en la gestión del agua en Mendoza.

Estas metas se concretarán en actividades de aplicación inmediata en el DGI, que específicamente son:

A- Detección de la humedad del suelo en los oasis irrigados de Mendoza. Las imágenes SAR (radar) que utilizan los satélites SAOCOM permiten detectar la humedad del suelo. Su calibración y aplicación en Mendoza, contrastado con los sensores de humedad ya instalados, será un poderoso instrumento de evaluación, planificación y gestión

B- Obtención del EAN (Equivalente Agua Nieve) mediante imágenes satelitales. El EAN permite cuantificar el agua acumulada en un perfil de nieve, es base para la elaboración del pronóstico de escurrimiento. Con la teledetección se podrá cuantificar la nieve acumulada en la cuenca imbrífera, y no sólo en los puntos donde actualmente tienen sus estaciones nivológicas el DGI.

C- Medición de superficie del pantano mediante imágenes satelitales. Es necesario estimar la superficie de diversos cuerpos de agua con el objeto de disponer de indicadores ambientales adecuados para la administración y el conocimiento del estado de embalses, lagos y lagunas.

//Mirá también: La fiesta de la Vendimia tiene fecha confirmada y se realizará en el teatro griego Frank Romero Day

D- Clasificación de la cobertura de suelos en el área irrigada de Mendoza. El conocimiento de los usos del suelo reviste importancia en la administración del agua, no sólo para la gestión del agua, sino también para su planificación y control y para actividades administrativas, y en general para un mejor uso del agua dirigido al desarrollo.

E- Calidad del agua – eutrofización de embalses. El uso combinado de distintas herramientas de teledetección permite identificar los procesos de eutrofización y los sitios donde estos se producen, lo que permitirá una identificación temprana de esos procesos para una adecuada gestión.