Mientras el ministerio de Salud de la provincia espera que la Anmat aprueba en todo el país la Sputnik V para poder ser aplicada a los mayores de 60 años, se prepara una estrategia para inocular a los adultos mayores contra el coronavirus. Se implementaría un sistema de turnos para evitar las aglomeraciones.

En la provincia hay más de 300.000 personas mayores de 60 años, de acuerdo a los datos de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza, que están en condiciones de recibir la dosis, que aún no ha sido autorizada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para este sector por una demora del gobierno ruso en el envío de documentación científica.

Esta cifra coincide con los datos que divulgó el ministerio del Interior de la Nación que desarrolló un padrón geolocalizado mediante la base del Registro Nacional de las Personas (ReNAPer).

El mapa interactivo muestra la distribución geográfica de estos sectores que tendrán la prioridad para recibir las formulación rusa u otra que llegue al país. En Mendoza, que ocupa el quinto lugar, hay 333.292 mayores de 60 años, por detrás de Córdoba con 675.907 y Santa Fe con 638.802.

Para la etapa que se viene se trabajó con una base propia, cruzando las cifras de la última campaña antigripal, indicó la jefa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de Mendoza, Iris Aguilar.

Teniendo en cuenta estos números,la provincia solicitó un piso de 300.000 formulaciones para llegar a esos sectores.

Mientras tanto en el ministerio de Salud esperan la llegada de la segunda tanda de dosis de las 11.000 vacunas. La primera fue recibida a fines de diciembre y se están aplicando al personal sanitario de la primera línea de atención.

Turnos y lugares ventilados

La funcionaria destacó que “En el Ministerio se viene trabajando desde hace un mes en la estrategia para vacunar en lugares amplios que tengan circulación rápida”.

El Gobierno provincial está cerrando acuerdos con los intendentes para llevar la vacuna a territorio así las poblaciones no tendrán que movilizarse demasiado. Por ejemplo en la Ciudad de Mendoza se utilizará la Nave Cultural, mientras que en Maipú se adaptará el poliportivo Juan Domingo Ribosqui como centro de vacunación.

“Esa será la forma en que vamos a optimizar el recurso y evitar que haya adultos mayores haciendo cola y que se expongan al virus”, explicó la funcionaria sobre el sistema de turnos que comenzará a implementarse una vez que llegue la partida destinada para este rango etario.

Los adultos mayores son los más vulnerables frente a la enfermedad. El 76,5% de los fallecidos tenía entre 60 y 89 años; y las personas de más de 90 años representa el 7%. Fuente El Sol