No quedan dudas de que, desde siempre, los murciélagos han sido animales que han gozado de una muy mala prensa, por decirlo de algún modo. Desde las historias de terror -con su origen en el libro Drácula de Bram Stoker, publicado a fines del siglo XIX y que se centra en un conde vampiro que se alimenta de la sangre de los humanos- hasta los mitos urbanos, siempre se ha asociado a los murciélagos con historias lúgubres. ¡Ni siquiera el mismísimo Batman pudo contrarrestar y equilibrar la balanza para el lado del bien al momento de maquillar y mejorar la imagen de estos ejemplares! O que Los Murciélagos se haya convertido en el apodo de la exitosísima Selección Argentina de fútbol para personas ciegas.

//Mirá también: Juntan firmas para que se declare el Día del protector en honor a Franco Pokrajac.

Lo cierto es que, en la realidad, no existen vampiros que se conviertan en humanos para alimentarse con sangre humana. De hecho, aunque existe esta especie -el nombre científico de los vampiros es Desmodontinae-, su alimentación está basada en la sangre de otros animales. Pero ninguno de ellos es un conde humano que se convierte en murciélago, vive en un castillo en Transilvania, duerme en un ataúd e invita a sus huéspedes para clavarle sus colmillos en el cuello y convertirlos en otros vampiros humanos. Muy por el contrario, el aporte de los murciélagos para el equilibrio del medio ambiente es fundamental e indispensable.

El 1 de octubre se conmemora en el continente el Día Latinoamericano del Vampiro. Foto: Imagen ilustrativa / Archivo.

El pasado viernes, 1 de octubre, se conmemoró el Día Latinoamericano del Murciélago. Y desde la Fundación Cullunche, ONG dedicada al cuidado del ambiente con acciones concretas, llevaron adelante una serie de actividades y campañas de concientización destacando la importancia de estas especies, en Mendoza y en el mundo.

Fundamentales

A esta mala imagen que siempre ha acompañado a los murciélagos se le suman otros condimentos, como -por ejemplo- el hecho de que estos animales transmiten rabia cuando muerden a otros animales. Y si bien es una realidad, la solución -insisten desde Cullunche- no es el exterminio o la erradicación de los murciélagos, sino aplicar la vacuna antirrábica a los distintos animales domésticos y de granja.

“En el Día Latinoamericano del Murciélago, seguimos adelante por ellos y por su conservación”, destacó la presidenta de la Fundación Cullunche, Jennifer Ibarra, y compartió en el perfil de Facebook de la ONG una imagen clara y didáctica sobre todo lo que aporta esta especie al equilibrio del ecosistema. Lo hizo de una forma bastante original y contundente, ya que resaltó distintas letras para que -al estilo palabras cruzadas- quede destacada la palabra “murciélago”.

Por medio de un didáctico flyer digital, la Fundación Cullunche resaltó la importancia y el aporte de los murciélagos al ecosistema y el medio ambiente.

“Es un mamífero útil y muy importante para nuestro entorno. Come insectos y néctar, poliniza flores y frutales. Está protegido por ley, no debemos hacerle daño”, resaltaron en la campaña de concientización.

Prepararon casas especiales para murciélagos

Aprovechando la fecha y para conmemorar el Día Latinoamericano del Murciélago, además de concientizar e informar sobre lo fundamental de esta especie en el equilibrio natural del ecosistema, durante todo el viernes la Fundación Cullunche, la Municipalidad de Lavalle (por medio de la Dirección de Ambiente) y un grupo de especialistas realizaron una charla informativa en la localidad de Lagunita. Se trata de uno de los pueblos del secano y donde los murciélagos son parte de la fauna característica.

Los talleres se realizaron en la capilla de Lagunita y participaron chicos que asisten a la escuela Ceferino Namuncurá, maestras, vecinos y trabajadores del centro de salud de este distrito.

//Mirá también: Yasmin y Flor: las dos hermanas lasherinas que se unieron para crear un ladrillo ecológico.

Tras compartir la jornada intercambiando información sobre estas especies, se colocaron en distintos sectores del lugar casitas fabricadas por los niños y pensadas para que se instalen allí los murciélagos. El objetivo es observar todos los días el comportamiento de estos animales y observar si utilizan estos refugios.