Los días fríos invitan a un almuerzo más calórico. Y podamos o no reunirnos por las restricciones que impone la pandemia, la comida, como siempre, es una de las partes más importantes del plan, buscando algún menú que sea apetecible y accesible al bolsillo. La propuesta, esta vez, es carne a la olla, un plato típico de Mendoza.

// Mira también: Día del Sushi: los mejores lugares para comer en Mendoza

Desde Vía Mendoza dialogamos con Franco Rodrigo García, quien es un parrillero mendocino que lleva adelante De Todo Al Fuego, para que nos dé los secretos de este plato tradicional de Mendoza, una comida de la que pocos conocen la receta tradicional.

La receta tradicional de la carne a la olla mendocina

La carne a la olla es una receta sencilla que no lleva muchos ingredientes. Tal como el locro o el estofado, históricamente la carne a la olla fue considerada una comida de pobres, ya que según él parrillero “se hace para aprovechar las carnes duras del animal”.

La receta mendocina solamente lleva carne, cebolla picada, ajo y condimentos como sal y pimienta”, explicó Franco. Los ingredientes se cocinan por largas horas en una olla, para lograr que la carne sea pueda ablandar y quede bien tierna.

“Lleva muy pocas cosas porque cuando se hace en el campo, el gaucho no andaba en su caballo con un montón de cosas. Generalmente era una olla pequeña, ajo, sal, pimienta y paremos de contar”, comentó Franco sobre la razón de sus escasos ingredientes.

El parrillero seguidamente comenzó a explicar que existen variantes, en las que se incorporan verduras, tales como la papa y la zanahoria.

// Mira también: Los papás mendocinos se animan a cortes de famosos

Inclusive hay una variante de carne a la olla que busca tener un sabor ahumado. Para conseguirlo simplemente se debe dorar las piezas en la parrilla antes de ser cocinadas en una olla. Franco explicó que esta variante surgió del caladillo, una sopa que se hacía con la carne que sobra del asado.

La carne a la olla es una muy buena alternativa para los festejos, ya que es un plato que gusta a todos y no hace falta romper el chanchito para pagarlo. Si aún no has elegido que cocinar para el día del padre, la carne la olla es rica opción.