La industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo, responsable del derroche de agua y emisión de gases que afectan la capa del ozono. Un joven lujanina con amor al diseño quiere generar un cambio en la industria, uniéndose a la moda del upclycling con su creaciones de ropa en desuso.

// Mira también: Elisa y Serena, dos mamás que sueñan con construir una fundación destinada al autismo

Es Bianca Fazio quien creó Kali, su emprendimiento de ropa que se basa en diseñar y confeccionar nuevas piezas a través de la reutilización de otras prendas más viejas.

Ella es de Luján de Cuyo, es licenciada en administración pero en el 2017 afloró su amor por la moda, por lo que decidió aprender corte y confección. Su emprendimiento nació en junio de este año, aunque la joven asegura que fueron varios meses de preparación antes de largarse.

Ella es Bianca Fazio, la joven que utiliza jean viejos para crear nuevas prendas de ropa.

Kali y el reuso

Bianca detalla que siempre le gustó intervenir en la ropa, tiñendo o pintándola, para transformar la pieza vieja en una prenda nueva. Luego de aprender a coser, obtuvo “mayor libertad a la hora de crear”. Con ese conocimiento, comenzó a desarmar camisas para convertirlas en vestidos o remeras o jeans en chalecos. Y así nació la idea para su emprendimiento.

Kali surgió combinando estos elementos, la pasión por la costura y el poder crear nuevas prendas a partir de vestimenta en desuso, prolongando su vida útil y a su vez produciendo piezas únicas”, explicó la Bianca a Vía Mendoza.

Con el reciclado de jeans en desuso, la joven crea camperas, chalecos, buzos y delantales. Son prendas sin género, por lo que cualquier persona las puede utilizar. En algunas oportunidades utiliza otro tipos de tela como el cordero, gabardina, y grafa, todo de ropa que encuentra en tiendas de segunda mano o de donaciones.

Cada pieza es elaborada artesanalmente por ella.

Si un cliente le lleva jeans para su prenda transformada, recibe descuento, ya que con su idea buscan promover el cuidado del medio ambiente.

“Al confeccionar las prendas buscamos minimizar el desperdicio textil, para ellos generamos recortes diferentes y asimétricos”, expresó la joven, detallando que su trabajo “es artesanal y cada prenda se elabora con mucho tiempo, pasión y dedicación. Como resultado final creamos diseños originales e irrepetibles”.

Unirse a la moda sustentable

El upcycling es la moda que intenta de reutilizar las prendas viejas para darles una segunda vida y aprovechar la energía gastada en su confección. Es justamente lo que Bianca hace desde su emprendimiento, transformando el valor de ropa vieja en algo nuevo, que pueda seguir utilizándose.

“Teniendo en cuenta que la industria textil es una de las más contaminantes del mundo, nuestra manera de contribuir con esta situación es confeccionar eligiendo materia prima usada pero en buenas condiciones, convirtiéndola en productos distintos y extendiendo así su ciclo de uso pero ahora con otra forma”, detalló la diseñadora.

Con el tiempo, la joven descubrió que disfruta mucho de diseñar ropa, entonces decidió cuidar el medioambiente mientras lo hace.

Bianca cree que su aporte es como un granito de arena frente al mundo de la indumentaria. Frente a ese reconocimiento, considera que todas las empresas podrían tomar acciones para reducir los impactos negativos que su industria genera contra el medio ambiente.

No obstante, la joven esta segura que el cambio no debe generarse únicamente desde las empresas: “Para generar un gran cambio, creo que el esfuerzo no solo tiene que venir del lado de las empresas, sino que además es necesario que los clientes cambien sus hábitos de consumo”.

// Mira también: Dulce Rocio y su historia: la joven maipucina que encontró su pasión en la pastelería y no le tuvo miedo al que dirán

Para ella, la clave es el consumo consciente y sustentable para que las empresas ‘dejen de producir grandes volúmenes de ropa de manera rápida”. Algunos tips para cambios en el hábito de consumo que aporta Bianca sería la compra de prendas en tiendas de segunda marca, elegir marcas que produzcan de manera sustentable o comprar prendas atemporales.

Todas las prendas que realiza son únicas y originales, en base a la ropa que logra reciclar.