Un contador radicado en Luján de Cuyo, a quien le encontraron miles de archivos de pedofilia, fue condenado en los últimos días pero quedó en libertad.

La denuncia comenzó gracias al trabajo del Centro Nacional Para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC), organismo que fue fundado en 1984 en Washington, el cual se encarga de rastrear archivos de material de abuso sexual infantil que navegan por Internet. En 2018 alertó sobre una IP ubicada en Mendoza que tenía abundantes elementos de una persona de 68 años que residía en Chacas de Coria.

El fiscal Santiago Garay, inició la investigación y el 27 de noviembre de ese año se realizó un allanamiento donde fue detenido José Santamarina, contador jubilado de 68 años. Además, incautaron un disco rígido donde, luego de las precias hallaron 1.701 archivos de pedofilia.

En los últimos días Santamarina decidió admitir haber cometido el delito de tenencia de material de abuso sexual infantil y fue condenado a 1 año de prisión en suspenso por el juez Diego Flamant, quien avaló el pacto entre el fiscal y la defensa del sujeto.