"El Negro" y "La Boli", de acuerdo a como fueron identificados por sus apodos, fueron detenidos durante la tarde del viernes en el almacén donde ellos mismos trabajaban en Las Heras; luego de un allanamiento llevado adelante por Gendarmería y efectivos de la Policía Federal. Este procedimiento fue el broche de un arduo trabajo de inteligencia que se extendió durante poco más de un mes.

Los dueños del almacén quedaron detenidos por el delito de "comercialización de estupefacientes".

Desde hacía tiempo la Justicia Federal contaba con información referida a que en el lugar existía un "kiosco" de venta de cocaína. Y al momento del allanamiento y de la detención de los propietarios del comercio, se encontró en el lugar cerca de un kilo y medio de esta sustancia.

Además, secuestraron dinero en efectivo y aves silvestres en cautiverio. Esto último representó una infracción a la Ley de Conservación de Fauna. Y por esto mismo es que también participaron del procedimiento efectivos de la Policía Rural; además de personal de la UMAR que prestó colaboración para dar forma al cierre de la zona mientras se desarrollaba el operativo.

Durante más de un mes se extendió el trabajo de inteligencia para desbaratar el "kiosco".

Los detenidos quedaron a disposición del juez federal Walter Bento, quien determinó que el hombre y la mujer quedaran detenidos por el delito de comercialización de estupefacientes.