Las reuniones en templos serán con un máximo de treinta personas, cumpliendo con las medidas sanitarias.


El gobernador Rodolfo Suarez elevó un pedido a Nación para que se habiliten las celebraciones religiosas en Mendoza. La decisión está en manos de la Jefatura de Gabinete.

Las mismas quedaron suspendidas por la publicación del último DNU presidencial, donde se detallaban nuevas restricciones por la pandemia del coronavirus.

Según detallaron en el pedido, las reuniones en templos serán con un máximo de treinta personas, bajo el cumplimiento de las medidas sanitarias para evitar contagios de coronavirus. 

Los sacerdotes de la provincia formalizaron un pedido de apertura de las iglesias para la salud espiritual a través de una carta abierta que le enviaron a Suarez. 

Los religiosos sostienen que “la salud integral de las personas requiere una armonía entre cuerpo, mente y espíritu (entre lo sanitario, lo económico, lo social y lo espiritual), sin negar ninguno o sólo reducir todo a una dimensión”.




Comentarios