Juan Manuel es el primer estudiante mendocino que obtiene este título en aislamiento. Rindió su última materia desde su casa, de forma virtual.


Juan Manuel Núñez García arrancó a estudiar la carrera de Ingeniería en Petróleos el año 2006 y nunca se imaginó que alcanzaría su título en plena pandemia y en cuarentena. El hombre de 32 años sorteó los obstáculos de llevar a la par trabajo y estudio, y logró convertirse en un nuevo egresado de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). 

Núñez finalizó el secundario y al poco tiempo ingresó a la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo, porque desde chico tenía muy claro qué quería ser cuando “fuera grande”. 

Empecé a estudiar esta carrera principalmente por mi abuelo. Si bien él no fue ingeniero en Petróleos, fue petrolero toda su vida. Mis tíos también siguieron la misma carrera, fue bastante por el contexto familiar”, comentó Juan Manuel a Vía Mendoza.

Juan Manuel Núñez, el nuevo ingeniero en Petróleos.

Premio al esfuerzo

El mendocino eligió esta ingeniería porque desde que era un niño le llamaban la atención los pozos de petróleo y las máquinas de perforación. “Cuando elegí la carrera no tenía mucha idea de las materias, pero desde chico tuve la oportunidad de ir a yacimientos y de meterme en el ambiente del petróleo. Es muy emocionante estar en el campo“, resaltó el ex estudiante. 

Juan Manuel calificó como positivos estos años de estudio porque considera que pudo adquirir las herramientas necesarias para desenvolverse profesionalmente en el ámbito petrolero. 

UNCuyo.

“Fueron años de mucho sacrificio pero, una vez que llegué obtener el título, sentí una satisfacción personal enorme“, reflexionó sobre su paso por la facultad. 

Además, está muy agradecido con el director de la carrera y con sus profesores, quienes lo acompañaron en este proceso. 

El desafío de recibirse en cuarentena

El martes de esta semana rindió su última materia, en un contexto muy diferente a otros exámenes. Para el final le quedó Mecánica Aplicada, la que preparó durante muchos meses con gran dedicación.

El examen lo dio a través de la plataforma virtual de la facultad, ya que las clases presenciales están suspendidas por el coronavirus. La evaluación duró unas tres horas y esperó otras cuatro para conocer el resultado final, el que aguardó en soledad en la calidez de su hogar. 

En casa, previo al examen.

Juan Manuel festejó su triunfo solo porque su mamá -con quien vive- quedó varada en Dubai cuando fue a visitar a su hija en febrero. Y su papá, vive en Malargüe, un departamento del Sur de Mendoza. 

Fue totalmente impensado recibirme de esta forma, en el living de mi casa y solo, porque casi toda mi familia vive en otros países. Preparé la materia durante varios meses con la incertidumbre de no saber cuándo iba a poder rendirla y recibirme”, contó Núñez.

“Rendí a la tarde por la plataforma virtual de la facultad y recién a las diez de la noche me dieron la nota. Se hicieron largas las horas de espera y caminaba por las paredes porque nadie sabía que me iba presentar, quería darles la sorpresa“, dijo acerca del examen.

Finalmente, su sueño se cumplió y recibió el ‘aprobado’ que tanto esperaba. “Fue extraño cuando ingresé a la noche al portal de la facultad y vi la nota. Estaba solo y quería llamar a toda mi familia y a mis amigos, fue una mezcla de sensaciones muy lindas”, expresó. 

Apenas supo que ya era ingeniero, primero llamó fue a su madre, quien estaba con su hermana, su cuñado y sus sobrinas. “Me volví a poner el traje para llamarla y cuando me atendió le dije ‘mami tenés un hijo ingeniero’. No entendía nada de por qué estaba vestido así, allá eran las cinco de la mañana y ella estaba durmiendo”, relató con emoción.

Juan Manuel cuando le dio la noticia a su madre.

Después les dio la feliz noticia a su papá, que vive en el sur de Mendoza, y a su abuela que está en México con sus tíos, también varados por la pandemia. “Se emocionó porque sabía que había empezado la carrera por mi abuelo”, cerró el ingeniero. 

Los planes a futuro

Si bien es díficil planificar a futuro por el Covid-19, sin embargo Juan Manuel tiene muy claros sus objetivos: “Ahora con la pandemia el mundo cambió, pero me veo viajando. Me gustaría trabajar en otros países para conocer otras culturas y otras forma de trabajo. Apunto a desempeñarme en un pozo de perforación que es lo que siempre soñé“.

También está sus planes regresar a Mendoza para devolverle a la UNCuyo todo lo que le brindó ​y lo haría dando clases o con lo que pueda colaborar. 




Comentarios