Murió el "Negro", el perrito que fue adoptado en la estación de servicio de Tunuyán, y los empleados lo despidieron en las redes sociales.

El perrito estaba desde hace 15 años y era un "empelado más", por eso los trabajadores del lugar le habían confeccionado "ropa" parecida a los uniformes que usan en la playa, para afrontar el crudo invierno.

"El Negrito llegó hace unos 14 años, y tenía problemas en la cadera y le costaba caminar",  dijo uno de los empleado, quien además recordó que "tuvo sarna pero lo tratamos y se curó".

Alrededor de cinco personas se encargaban a diario del cuidado del Negro y de otra perrita que aún sigue allí. "Sin darnos cuenta cumplimos diferentes roles, un chico los hace jugar, yo me encargo de darles la comida, y el otros muchachos se encargan de la salud. Pero también si a los otros chicos les pedimos plata para algo, siempre colaboran. Somos un grupo grande", manifestó por aquel entonces el trabajador.

Ya con muchos años de vida y diversos problemas de salud, finalmente el Negro murió el sábado 12 de junio y sus "compañeros" lo despidieron con fotos y mucho afecto.