Bajo el nombre de “Músicos mendocinos en cuarentena”, 18 artistas interpretaron “Yendo de la cama al living” de manera remota en plena pandemia por Covid-19. La canción de Charly García -que se grabó en 1982 y dio nombre al primer álbum en solitario del cantautor que cumple 70 años- fue la elegida para representar el aislamiento social y obligatorio.

//Mirá también: El coro del Liceo Agrícola grabó una original versión de “El Fantasma de Canterville”

La iniciativa de Sísmico Tv, una web de difusión musical, fue gestada con Gonzalo Arroyo y Nuria Real como cabezas de equipo. Y a esta idea se sumaron 18 artistas del ámbito local, quienes regalaron su talento en momentos en el que el arte se presentaba como uno de los rubros más perjudicados por la cuarentena obligatoria.

Desde las plataformas digitales, la grabación captó los aplausos y la aprobación del público mendocino. Y los comentarios fueron halagadores.

La canción de Charly

Tal como escribió Martín Zariello en “No bombardeen Barrio Norte” (2016) respecto al disco “Yendo de la cama al living”, el tema alude a “cierta idea de encierro” y “su consecuente carga de aislamiento social”, pero además “no es solo la síntesis brillante del exilio interior de Charly García causado por el contexto político de la época (o más bien no-político), sino que también aporta datos sobre el momento personal del artista, que se encontraba, al igual que el país, en una transición”.

Por su parte, el escritor cordobés Roque Di Pietro, autor del libro “Esta noche toca Charly” (2017), calificó la letra de García como premonitoria de la cuarentena que nos tocó vivir. “Quiero subrayar con esto el carácter profético de una buena parte del repertorio de García... Parece una exageración, pero a menudo nos toca vivir situaciones que ya estaban escritas en sus canciones. Entonces “Yendo de la cama al living”, primero como postal de la vida privada de los argentinos durante la guerra de Malvinas. Y 38 años más tarde, como banda sonora del encierro virósico”, señaló al diario de su tierra natal La Voz.

Esto mismo es lo que interpretó Gonzalo Arroyo en abril del 2020 y así lo manifiestan en la presentación del canal de YouTube. : “Yendo de la cama al living” es una canción que desde su título sintetiza a la perfección la sensación que vivimos a diario cada uno de nosotros en contexto de cuarentena”.

“Tenía la canción, tenía la idea y bueno dije: ¿qué hago con la música?, porque no puedo usar la música de Charly, entonces me acordé de la versión del Gonza Nehuén. Una versión exquisita que dura como 8 minutos, súper experimental, entonces lo llamé, le conté la idea y la pedí que hiciera una versión de cuatro minutos”, precisó Arroyo a Sitio Andino.

Ficha técnica

La idea y producción general estuvo a cargo de Gonzalo Arroyo y Nuria Real. El encargado de producir y mezclar todas las voces, y quien realizó el mastering final fue Martín Filas. En tanto que la edición del video y la animación estuvo a cargo de Sebastián Ojer.

//Mirá también: Charly García cumple 70 años: “Estoy bien, económicamente tirando y emocionalmente como se puede”

El producto re​unió a artistas de Mendoza, de diferentes estilos y desde distintos puntos geográficos como Fer Alemán que vive en España o Guille Levis de la Skandalosa Tripulación desde México. También participaron Mariana Päraway, Martín Red Mazud, Exe Stocco (Pasado Verde), Magnolia (Windous), Leandro Lacerna, Catalina, Dani Perez Ibarburen, Paula Neder, Sebastián Garay, Gabi Nazar (Gauchito Club), Matimaluko, Mariano Peccinetti (Las Luces Primeras), Javier Montalto, Daniel Vinderman y Lucia Miremont.

  • Música: Gonza Nehuén (teclados, sintetizadores, bateria y cajas de ritmos)
  • Mezcla música: Luis Maria Cabezas
  • Música y letra original: Carlos Alberto García
  • Staff Sísmico Conducción y Producción comercial: Gonzalo Arroyo
  • Dirección y Producción General: Nuria Real
  • Sonido: Marfil Estudio
  • Dirección de Fotografía y Cámara: Nicolás Latorre
  • Cámaras: Nicolás Latorre y Marcelo Sastre
  • Hiperlapse: Nicolás Arguello
  • Edición: Marcelo Sastre
  • Fotografía: Nicolás Arguello y Sebastián Ojer