Don Roque, de 79 años, explicó cómo se organiza para enfrentar el invierno. También hablamos con el papá de dos niños pequeños. 


Puente del Inca, en Mendoza, un monumento natural ubicado a unos 2700 msnm y a 20 kilómetros del cruce a Chile. La vida en Alta Montaña suele ser dura, sobre todo en invierno, donde las temperaturas son bajo cero y la nieve suele ser una constante. Dos vecinos contaron cómo es el día a día en un pueblo de montaña. 

Don Roque es un hombre de 79 años que se dedica a vender comida en Puente del Inca. Está instalado allí desde el año 1991, pero desde los años ’70 vivió Alta Montaña. Llegó a Las Cuevas para trabajar en el Ferrocarril Trasandino, que comenzó a funcionar en 1934 y se convirtió en ruinas en 1984, con un período de 10 años de interrupción. 

Él es de Catamarca pero no se quiere ir de Mendoza. No se quiere ir de Puente del Inca, se instaló allí hace casi 30 años y ahí se piensa quedar. Don Roque contó que el verano es bastante llevadero y que al invierno le pone el pecho. “Se sabe… es una zona en la que nieva mucho pero yo ya estoy acostumbrado. El frío es seco entonces no se siente tanto”, contó. Sí confesó que se pone bravo cuando corre viento blanco. 

Ante la posibilidad de quedar aislados por la nieve, los lugareños ya saben que tienen que abastecerse. Acopian polenta, garbanzos, porotos, lentejas, carne en el freezer y leña. 

También hablamos con Roberto, encargado del hostel El Nico. Él es padre de dos niños y arriero en el Aconcagua. Es un trabajo duro, son los responsables acarrear las mulas cargadas de hasta 60 kilos con elementos que necesitan las personas que buscan llegar a la cumbre más alta de América. 

Respecto a su rol de padre, contó que el más grande de sus hijos va a la escuela, donde aprovecha para aprender y jugar. En verano los días son más divertidos porque pueden salir, pero en invierno están la mayor parte del tiempo adentro de la casa

“Estamos acá, no tenemos placita”, contó Roberto y agregó que si alguno de sus hijos se enferma hay una ambulancia que ofrece primeros auxilios, pero que si alguno se llega a enfermar tienen que bajar hasta el hospital de Uspallata. 

​Vía Mendoza llegó hasta Puente del Inca en un proyecto llamado Historias y Leyendas de Pueblos de la Argentina, que cuenta historias de distintos puntos del país.

Video: Pablo Quaglia 

Texto y producción: Luciana Guzmán 




Comentarios