Sofia Maure, más conocida como Sofi Maure es una creadora de contenido que inició su carrera en las redes sociales casi de casualidad y desde hace cuatro años no para de sumar seguidores. El fenómeno social en el que se convirtió le generó satisfacciones y problemas pero no pierde la humildad.

Tiene 22 años y la mayor parte de su vida la pasó en Mar del Plata, a los 18 comenzó una incipiente carrera como “youtuber” y al poco tiempo cosechó una sorpresiva fama que la convirtió en “influencer”, una palabra que no le agrada. Encontró en esta forma de comunicación una manera de expresarse y a pesar de ser muy introvertida, logró reunir una gran comunidad de gente que la apoya.

En una extensa entrevista con Vía País, Sofía desmitificó algunos prejuicios sobre los creadores de contenido y relató su experiencia en las redes sociales donde acumula miles de seguidores. Solo en su canal de YouTube suma más de 611 mil suscriptores, mientras que en Instagram supera los 487 mil seguidores y sus posteos generan enormes cantidades de reacciones, pero ¿Por qué la siguen tanto?

En su canal de YouTube tiene más de 600 mil suscriptores

Prejuicios sobre los youtubres:

En la última década comenzaron a aparecer “youtubers”, personas que comparten contenido audiovisual muy variado en la plataforma de videos. Algunos alcanzan una popularidad que les permite vivir de eso y hasta firmar contratos para trabajar en otros medios o promocionar marcas pero también hay muchos prejuicios hacia ellos.

Hay mucha gente que piensa que no tenemos un trabajo de verdad o que si uno fuese un camionero o si te esforzaras así sabrías lo que es trabajar. Yo trabajé de camarera cuando era chiquita, también de vendedora de ropa y promotora, sé lo que son diferentes trabajos”, explicó Sofi en dialogo con Vía País.

La vida de una creadora de contenido en redes

También destacó cómo el cambio en la utilización de estas plataformas reemplazó a los medios tradicionales en muchos aspectos y brindó una nueva forma de comunicar.

Hace cuatro años iba a los canales de televisión y dejaba mi CD con mi reel de actuación porque quería hacer teatro y me encantaba; nunca nadie me contestó, debo haber dejado unos 20 CD´s por todos lados, he intentado ir a castings y nunca me llamaron. Cuando yo me hice conocida en Youtube, una de esas mismas productoras me llamó para hacerme un show de teatro donde yo era el personaje principal junto a otros dos chicos e hicimos un show para más de 3 mil personas.

Desde Mar del Plata a la fama

Desde los seis años, Sofía comenzó a jugar al tenis en Kimberley y en el Club Náutico de Mar del Plata, su carrera pudo haber sido otra, pero tuvo que decidir.

“Al tenis empecé a jugar a los seis años, estaba en esa época en donde tenía que elegir si quería hockey, vóley o algo así y como soy re independiente y re introvertida, me encantaba el tenis porque lo hacía yo sola. Empecé a jugar y todos los veranos estaba doble turno en la cancha y estaba re metida con el tenis, jugaba torneos, empecé a viajar para jugar pero a los 16 estaba en un punto en el que tenía que decidir si era mejor dejar el colegio y concentrarme en el tenis o no y la verdad que me había cansado de estar todos los veranos y todos los días jugando al tenis y terminé dejándolo. Hasta el día de hoy que no volví a tocar una raqueta, la extraño muchísimo”, relató Sofía.

¿Cómo fue tu infancia en Mar del Plata?

Mi infancia en mardel fue muy linda, me la pasaba en mi cuarto leyendo libros como los de Harry Potter y dibujando, y yendo a engordar a la casa de mis abuelos

La vida de una creadora de contenido en redes

¿En qué momento decidiste hacer videos para YouTube? Y ¿Por qué? ¿Esperabas ser famosa?

Empecé en YouTube hace como 3 o 4 años porque siempre fui introvertida y no hablaba con nadie y como quería hablar de muchos temas, encontré cómodo hacerlo con una cámara.

Ni se me cruzó ser “famosa” sinceramente como en mi colegio era el “bicho raro” asumí que así lo era en todo el mundo, y que tanta gente, de la nada se sienta identificada conmigo y tenga gustos en común fue una de las mejores cosas que me pasaron en la vida. Me hacen sentir re acompañada.

¿Te molesta que te cataloguen como “influencer”?

No me gusta nada decir que soy influencer, me da una energía de un tipo de persona que no me gusta. Prefiero decir que soy creadora de contenido o directamente decir que no se qué soy jajaja

Lograste que mucha gente te siga y te quiera, pero por otro lado ¿Sentís que hay un prejuicio hacia los creadores de contenidos?

Hay un re prejuicio, sobre todo en gente que vive de algo que se nota que lo hace feliz, como si trabajar fuera sinónimo de sufrir y yo habiendo trabajado de camarera y vendedora de ropa siento que fui bendecida pudiendo vivir de algo tan lindo como simplemente siendo yo misma en internet.

Los adultos cuestionan mucho el ver gente adolescente viviendo de algo que disfrutan y se los ve felices. Siento que es algo más de una generación que se está cuestionando mucho si vale la pena trabajar todos los días de algo que no nos gusta. A parte de ese cuestionamiento también está esto del internet donde, masivamente podes conseguir lo que quieras: podés aprender todo lo que se te ocurra por Youtube u otros lugares gratuitos, podés hacerte conocido en cualquier lugar del mundo y no necesitas ya dejar un currículum, ir a un casting o dejar un CD en una agencia.

La vida de una creadora de contenido en redes

¿Se subestima tu trabajo?

Si me lo subestiman, hasta yo misma lo hice, y los de la tele fueron los primeros en hacerlo, pero lo hablo mucho con mi mamá y me doy cuenta que es muy difícil lograr que tanta gente te elija, no es por un casting o una productora, de cientos de miles de personas la gente da un tiempo de su vida para verme a mí y es algo que a día de hoy no caigo

¿Sufriste la presión de ser conocida?

Siendo introvertida ser conocida es una contracción muy grande jajaja, siento que a la gente “conocida” la deshumanizan y te hace una obligación a ser una maquina perfecta, la gente puede decirte las peores cosas del mundo pero si alguien llega a ver un mensaje negativo tuyo de hace 10 años te “cancelan” y no te lo perdonan más, por más mínimo que sea ese error.

Además está muy normalizado criticarte por tu reacción a ciertas cosas pero nunca pensar qué fue lo que hizo que reacciones así, somos personas al fin y al cabo

¿Qué mensaje intentas darle a tus seguidores? Si es que es tu intención…

Ahora que tengo mucha gente que me sigue quiero demostrar que es más real la vida, normalizando cosas como los problemas emocionales, las cosas del día a día; porque en las redes sociales está mucho esto de mostrar la perfección y no me parece malo poder mostrar otra faceta mía porque eso también le da un alivio a la gente, de saber que no están solos con lo que les está pasando y es mucho más normal de lo que creen.

¿Cuáles son tus proyectos a un futuro inmediato?

En lo inmediato, mi proyecto es encontrarme a mí misma porque siento que estuve tantos años en internet que, inconscientemente, me empecé a transformar en algo que a mí no me gusta pero que me hace parte. Entonces lo que estoy buscando es ahora es poder ser cada vez más sincera con migo misma, sin juzgarme en nada y empezar a hacer las cosas que a mí me gustan para encontrarme porque siento que realmente, nunca tuve el momento de mi vida para concentrarme y saber qué es lo que a lo que, más o menos quiero ir dedicándome para toda mi vida.

La vida de una creadora de contenido en redes

¿Qué fue lo mejor y lo peor que te dio ser conocida?

Lo mejor, es trabajar de lo que me gusta. Realmente no la pasé bien siendo camarera ni vendedora de ropa y además, haber estado en esos trabajos y ver que yo sentía que tenía un potencial que podía explotar de alguna forma. Que la gente me haya elegido entre otros cientos de miles de personas, que yo tenga la suerte de que me hayan elegido para que yo pueda vivir de lo que me gusta, es una bendición realmente.

Lo malo es que al ser muy introvertida y sensible, me hacían muy mal los comentarios y no sabía cómo reaccionar porque, una diferencia muy grande que tiene la televisión con los creadores de contenido, es que con una cámara en nuestro cuarto podemos tener muchas más vistas que toda una producción multimillonaria con un montón de gente y organización; pero hay una contra que es que nosotros no tenemos un representante o un asesor de imagen para que, en caso de que haya problemas –que siempre los hay porque nunca le vas a caer bien a todo el mundo- te sepan manejar cuando pasan esas cosas y cómo reaccionar. Al estar sola en esa situación, tuve muchos momentos en los que reaccioné mal y de los que me arrepiento. Me pusieron en una posición deshumanizada, que no soy y tuve que sufrir bastante eso. Yo le digo “el bautismo” a esa primera vez que te pasa pero después no te afecta cuando lo naturalizas.