Con una peculiar protesta el sector visibilizó su necesidad y malestar por la falta de acción de las autoridades y realizaron una reapertura simbólica con diferentes cortes de calles.


Un grupo de dueños y empleados de espacios gastronómicos protestaron este martes con cortes de calles en varios puntos de Mar del Plata, en reclamo de la reapertura de los locales para la atención al publico en su interior y más ayuda del Estado para paliar la crisis por la pandemia de coronavirus.

Las reivindicaciones tienen lugar tras la decisión del partido de General Pueyrredón, de retroceder a Fase 3 del aislamiento social por el aumento de casos de Covid-19, lo que les permite brindar solo servicios de delivery o take away.

La protesta, que consistió en sacar sillas y mesas a la calle y cortar el tránsito vehicular, se llevó a cabo en el cruce de las calles Alvarado y Córdoba; Independencia y Castelli; en Marcelo T. de Alvear y Solís; y Garay y Güemes, según consignó la agencia Télam.

Este lunes por la tarde, la Comisión de Reactivación Económica, que integran funcionarios y concejales de General Pueyrredón, decidió mantener la inhabilitación para el funcionamiento de actividades de restaurantes y bares, textiles y obras privadas.

Leonardo Flota, quien posee tres locales y emplea a 80 personas, dijo durante el reclamo que “protestamos porque no nos escuchan, la situación no da para más. Que los políticos dejen de hacer política en medio de esta pandemia y que se ocupen de los comerciantes y ciudadanos del pueblo?.

“Ya no damos más. Estamos necesitando trabajar de cualquier manera, no queremos bajar las persianas y dejar a los empleados en la calle. No tenemos ingreso de ningún lado y la ayuda del Estado no existe. El ATP es para el empleado”, añadió.

Por su parte, Juan Rodríguez de Adorado, afirmó que la protesta busca que “se viralice la situación critica en la que estamos; hemos cumplido con todos los protocolos de salud y el sector es castigado por unos irresponsables que han hechos reuniones sociales, perjudicando a toda la población”.

“Es mas fácil castigar al comerciante obligándolo a cerrar el local que controlar las reuniones sociales. Sinceramente es muy difícil subsistir en cualquier rubro si tenes que estar cerrado más de 170 días, debes pagar sueldos, alquileres, impuestos y servicios”.




Comentarios