El hecho fue advertido en las últimas horas y se desconoce cuándo ocurrió. El despacho al que ingresaron trabaja en uno de los proyectos comunitarios haciendo frente a la pandemia de Covid-19.


Autores desconocidos se apoderaron de computadoras y equipamiento de aire acondicionado de un laboratorio de la facultad de Ingeniería donde se realizaba un proyecto comunitario para fabricar máscaras protectoras que luego eran donadas a instituciones de salud.

Según informaron desde la entidad, el perjuicio ocasionado es de varios miles de pesos, ya que los equipos robados son costosos y de última generación.

El hecho delictivo que tuvo lugar en Juan B. Justo y Rateriy fue descubierto por las autoridades de la unidad académica que depende de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) este miércoles pero se desconoce cuándo habrían ingresado los delincuentes.

Cuando se revisaron esas dependencias se advirtió que los ladrones habían quitado la reja, ingresado a una oficina y de allí al laboratorio, de donde sustrajeron dos costosos equipos de computación. También hubo faltante de papel para impresoras y documentación.

Al mismo tiempo se estableció que en la parte externa fueron violentados varios equipos de aire acondicionado a los que les robaron componentes, motores y placas.

Los responsables de la facultad, sin embargo, sostienen que por la envergadura de los daños ocasionados el episodio “llevó más de una mañana y una noche”. “Sospechamos que esto fue realizado en el transcurso de semanas pasadas como consecuencia de la inactividad que hay en el edificio“, reconoció el secretario de Coordinación de Ingeniería, Ignacio Durruty.

Asimismo declaró que “irónicamente el laboratorio al que ingresaron trabaja en uno de los proyectos comunitarios haciendo frente a la pandemia de Covid-19, porque es allí donde se blanquean las radiografias para hacer las máscaras que se donaron a varias instituciones”.

A raíz de este hecho las autoridades de la casa de altos estudios realizarán la denuncia en el fuero federal, que tiene jurisdicción.

Se estima que el perjuicio es cercano a los 500 mil pesos en base al valor de reposición de los equipos de aire acondicionado, los compresores y las computadoras.




Comentarios