A 7 meses de abandonar la función pública, el exintendente de General Pueyrredon, Carlos Arroyo solicitó una suma millonaria por vacaciones que no se tomó. El líder de Agrupación Atlántica formalizó el sorpresivo y polémico reclamo, que en su caso se circunscriben a los últimos dos años de gestión, junto a algunos de sus exfuncionarios.

Arroyo pidió el dinero correlativo a unos 70 días de vacaciones, según publicó el diario La Capital, lo que supera el millón de pesos.

Carlos Arroyo.

La presentación se encuentra dentro del marco legal pero funcionarios del gobierno actual consideran "imposible" que pueda recibir una suma de esa naturaleza durante la emergencia sanitaria.

Rápidamente, el coordinador de Gabinete de Guillermo Montenegro, Alejandro Rabinovich, repudió la iniciativa y lo equiparó a un pedido de "una empresa privada". Desestimando que ese dinero puede salir de las arcas municipales durante una pandemia, sumado a una caída acentuada de la recaudación.

Susana Rivero, ex subsecretaria de Educación, el ex secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, la ex concejal y secretaria de Desarrollo Social, Patricia Leniz, el ex subsecretario de Legal y Técnica, Gustavo Gil de Muro, y el ex titular del Ente de Servicios Urbanos, Eduardo Leitao, realizaron pedidos similares en sumas proporcionales a sus funciones.

Otro de los exfuncionarios que se sumó a los pedidos fue el ex secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle, quien fue rechazado recientemente en el retén de ruta 2 por no presentar la documentación necesaria para ingresar a Mar de Plata y debió regresar a La Plata, su ciudad de origen.