El delegado del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires en Mar del Plata, Raúl Calamante, señaló un "alto nivel de conflictividad laboral" que sigue incrementándose durante la pandemia de coronavirus.


Las consecuencias de la pandemia del coronavirus sobre el trabajo de los marplatenses alarmaron a funcionarios bonaerenses, que las definieron como “un tsunami” y alertaron sobre la “conflictividad laboral“. Por esto, el delegado del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires en Mar del Plata, Raúl Calamante, señaló un “alto nivel de conflictividad laboral” que sigue incrementándose durante la pandemia de coronavirus.

“Esto es un tsunami donde el gobierno está tirando salvavidas para que la gente flote pero una vez que pase el agua veremos que queda en pie. Algunas actividades se recuperaran de forma rápida pero otras llevará tiempo y quedarán muy golpeadas”, señaló el titular del Ministerio de Trabajo en contacto con el sitio Loquepasa.

El funcionario bonaerense y dirigente sindical del Suteba sostuvo que “hay un esfuerzo enorme por parte del Estado a través de los ATP y por otro lado se están haciendo acuerdos con los sindicatos y las cámaras para poder atravesar la crisis” pero superada la pandemia “veremos qué queda en pie”.

Cabe resaltar que Mar del Plata es la ciudad con mayor desocupación del país, con 11,1%, es decir, alrededor de 36 mil personas sin trabajo, en el cuarto trimestre de 2019, según la medición del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El nivel de conflictividad afectó tanto a los pequeños comerciantes como también “a la mediana empresa y a la totalidad de los trabajadores”.

Otro de los síntomas que, según Calamante, demuestra la situación acuciante de los trabajadores de la ciudad también es la cantidad de trabajadores que cobraron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).




Comentarios