La nave insignia de la Armada fue sometida a un proceso de puesta en valor que duró un mes.


Las tareas de mantenimiento realizadas a la Fragata Libertad realizadas por un astillero privado finalizaron y fue remolcada hasta la Base Naval, donde permanecerá amarrada.

La nave insignia de la Armada Argentina fue sometida a un proceso de puesta en valor que se extendió por un mes en el que se le realizaron trabajos de mantenimiento en su sistema de gobierno y propulsión, de cara al viaje de instrucción Nº 49.

A tal fin el buque ingresó el último 12 de marzo al dique flotante Mossdok 2000 de la empresa SPI Astilleros

La firma informó que “si bien en medio del proceso de puesta en valor los trabajos tuvieron que detenerse por la emergencia sanitaria producto de la pandemia” por el coronavirus, “pudieron reanudarse al tratarse de una obra pública, exceptuada del aislamiento social, preventivo y obligatorio”, y esto “permitió que se pudiera cumplir con los plazos previstos”.

La Fragata Libertad tiene una eslora de 104 metros, 14,3 de manga; 6,6 de calado, y el puntal a la altura de la cuaderna maestra es de 11 metros.

Es una fragata de tres palos de acero, formados por macho y mastelero, y es propulsada por dos motores diésel turboalimentados de 960 kilovatios.




Comentarios