Al mismo tiempo confirmó los descuentos a los maestros que se sumen a la retenciín de tareas y habló de la docente que se encadenó. 


Se cumple el cuarto día de retención de tareas por parte de los docentes municipales en Mar del Plata por le descuento en las bonificaciones que aplica el Gobierno local. Las autoridades municipales acusan al gremio de mentir sobre la información que se le da a los afectados. 

“El tema se está viendo con una gran preocupación, porque desde el sindicato no se dice la verdad”, sostuvo Alejandro Vicente, secretario de Gobierno, según informa El Marplatense.

Al mismo tiempo aclaró que “el Municipio no recortó, sino que desde noviembre del año pasado, comenzó a abonar salarios a los docentes por una decisión del intendente, en función de las horas trabajadas“. 

“Arroyo decidió pagarles a los docentes municipales de acuerdo al principio constitucional de igual remuneración por igual tarea. Si se trabaja 6 horas se cobra por 6 horas”, informó el funcionario. 

Vicente sostiene que el sindicato está “llevando” a los docentes a un conflicto por tergiversar la situación donde “la única perjudicada es la comunidad”. 

Ante la postura del Sindicato de Trabajadores Municipales de endurecer la medida de fuerza si estos descuentos no se revierten, el Secretario de Gobierno pidió a los docentes que “sean respetuosos a las decisiones de la Justicia a la cual ellos acudieron y no el Municipio”. 

“Tienen que esperar que la Justicia resuelva el caso de manera concreta y definitiva y luego actuar. El Municipio no puede pagar algo que la Justicia no le permite pagar“, remarcó.

Además, informó que los descuentos a los trabajadores que paren se aplicará efectivamente porque “tienen derecho a tomar medidas, pero cuando no prestan tareas, el empleador no tiene la obligación de pagar salarios“. Y remarcó: “Esto es una norma establecida en el municipio desde hace un tiempo atrás de la cual están debidamente notificados, por lo que apelo a que el sindicato tenga cierta cordura y aguarde las decisiones judiciales”.

Consultado por la situación de la docente que se encadenó a la Municipalidad, Vicente sostuvo: “Lógicamente produce preocupación y angustia, pero esa docente tiene un salario de $ 40.000, habiendo cobrado los meses anteriores un concepto que luego la Justicia dejó sin efecto“. 

Y resaltó: “El Estado municipal no puede mirar para otro lado, porque son recursos de los contribuyentes. Lo que tienen que entender es que cobran un salario en función de las horas que trabajan”.






Comentarios