Vienen pidiendo seguridad al Municipio pero no obtienen respuesta, aseguran.


Ante la escalada de delitos de los que son víctimas los repartidores en Malvinas Argentinas, un grupo de alrededor de 20 trabajadores de la empresa Pedidos Ya se reunieron en la tarde de este jueves en la estación de Grand Bourg para reclamar por más seguridad. Denuncian que, lejos de ser escuchados, fueron “reprimidos” por la policía de la comisaría N° 1 y “agredidos tanto física como psicológicamente”.

“Hace meses que venimos sufriendo hechos delictivos. Fuimos a reclamar al Municipio y no tuvimos respuesta. Decidimos juntarnos en Tortuguitas cerca del Palacio Municipal pero, como no cortamos ninguna calle, la policía ni se acercó y nuestro reclamo no trascendió, así como no trascienden muchas de las cosas que suceden en Malvinas Argentinas. No puede ser que pasa lo mismo en Pilar y sale en los medios pero lo que pasa acá en Malvinas no se conoce”, relata uno de los jóvenes que trabaja como repartidor en Pedidos Ya y no quiere dar su nombre por temor a que lo identifiquen y tomen represalias. En los últimos meses, fue víctima de varios robos a mano armada mientras hacía repartos en el partido.

Por eso, decidieron realizar una nueva manifestación y se juntaron en la estación de Grand Bourg. “Enseguida apareció la policía con itacas y nos pidió que nos fuéramos, por lo cual algunos de nosotros decidimos ir a la puerta de la comisaría para continuar nuestro reclamo porque trabajamos día y noche con miedo de que nos roben y nos maten. Allí, nos rodearon y nos agredieron, a una compañera la bajaron de la moto y a otro compañero le pegaron con la culata de un arma y se cayó de la bicicleta”, cuenta el mismo joven y asegura que todo quedó registrado en videos que filmaron con sus celulares, pero que los efectivos al detenerlos, a nueve de ellos, “nos obligaron a desbloquear los teléfonos para eliminar los videos”.

Los nueve jóvenes finalmente fueron liberados pero siguen sin obtener garantías de seguridad y, además, se les abrieron causas por violación de la cuarentena. Por otra parte, a algunos de ellos les retuvieron las bicicletas que utilizan para trabajar.

“Son demasiados los hechos de inseguridad en Malvinas, inclusive pasan cosas delante de la policía y no actúan, me ha pasado de ver que roban en una esquina y el patrullero pasa y sigue de largo”, denuncia Mariano, un vecino del Barrio Primaveral, que sigue de cerca el reclamo de los repartidores porque tiene un amigo que sufrió un robo violento en carne propia. “La seguridad pareciera que no tiene un presupuesto establecido, si pasa algo y vas a pedir los videos de una cámara te dicen que no funciona”, concluye.




Comentarios