Entrecielos es la fundación que creó una maipucina, para facilitar sillas de ruedas a personas con discapacidad de bajos recursos. La pionera es Micaela Corvalan y fue con el programa “El Banco de Equipamiento Ortopédico” que se convirtió en ganadora de los Premios Inclusión 2021.

// Mira también: Una pequeña maipucina hará un cumpleaños solidario para ayudar a niños de diez merenderos

Micaela Corvalan es una maipucina, que trabaja y se profesionaliza en la administración pública, aunque tiene una pasión por el trabajo social y ayudar en su comunidad. Ella se considera emprendedora social, pero no para ella misma, sino para aquellas personas con menos recursos.

Es la fundadora de este proyecto social, que busca equipar con sillas de ruedas a aquellas personas con discapacidades motrices que no tengan el dinero suficiente para poder comprarlos.

Entrecielos y un sueño por ayudar

Como fundación, Entrecielos nació en pandemia. Fue a través de las unión de las pasiones de Micaela que floreció la idea de la inclusión entre lo socioeconómico y la discapacidad.

Mientras la maipucina se iba desarrollando en la administración pública, trabajaba en un centro de día en Luján, asistiendo a personas con discapacidad. “Los chicos llenaron mi alma de amor y la oficina de dibujos”, contó Micaela a Vía Mendoza.

Ella es Micaela Corvalan, la joven maipucina que logró unir su deseo de ayudar con sus conocimientos y crear una fundación.

Así comenzó a nacer su deseo de ayudar a las personas con discapacidad, aprendiendo y disfrutando de ellos. Se dio cuenta que el camino de satisfacer de deseo de ayudarlos, especialmente a los chicos con pocas posibilidades económicas, era mediante una fundación.

“Quise aportar mi granito de arena y empatía social”, expresó Micaela, mientras agregaba el valor especial del nombre del proyecto: “que los sueños pueden realizarse si trabajamos cada día en los con constancia y perseverancia, sin limites”.

El banco ortopédico

La principal misión de la fundación es promover la inclusión social y el desarrollo socioeconómico de personas con discapacidad, a través de diferentes acciones en concreto.

Para comenzar, la joven ideó el banco de equipamiento ortopédico. Es un programa de tres pasos, que busca incluir a diversos sectores de la sociedad, para entre todos ayudar a las personas con discapacidad.

Las sillas de ruedas que han entregado a través de la fundación.

“La primera es la cooperación de talleres de escuelas secundarias y empresas que quieran participar para el ensamble de sillas de ruedas y muletas. La segunda etapa sería la entrega de material para el ensamble de elementos ortopédicos, llevado a cabo por alumnos de 5to y 6to grado de escuelas técnicas”, explicó Micaela.

Hasta el momento, serán los alumnos de la escuela técnica Ingeniero Villanueva de Maipu que estarán armando las sillas de ruedas y muletas. La maipucina agregó que el año que viene se sumará una escuela técnica de Luján y buscan sumar más escuelas.

Finalmente, el último paso es la mejor parte, donde se entregan las sillas de ruedas y muletas a las personas que lo necesitan.

Nuestra visión es sumar proyectos inclusivos, educativos y socioeconómicos para la comunidad que estamos creando en sillas de ruedas y para todos aquellos que quieran sumarse en un futuro”, comentó Micaela sobre los planes a futuro de la fundación.

El equipo de Entrecielos en los Premios Inclusión, donde resultaron ganadores.

Ella no trabaja sola, sino con diferentes personas que se contagiaron por el querer ayudar. Hasta el momento la fundación cuenta con Verónica Escudero que es enfermera profesional, Emiliano Corvalan que se desempeña como radiólogo y Camila Comes como la secretaria. A ellos se suman también los voluntarios, que dedican de su amor y tiempo.

// Mira también: Desde Maipú invitan a los jóvenes a participar del presupuesto participativo

En la tercera edición de los Premios Inclusión, Entrecielos resultó ser la ganadora de la categoría integración y desarrollo económico. “Fue un gran impulso para seguir trabajando en el proyecto. He puesto el corazón, tiempo y compromiso para alcanzar los objetivos”, concluyó la maipucina.