Todos lo sabían pero nadie tomó los recaudos necesarios para evitar que el caos llegue a tal magnitud. La postal de este viernes en la capital riojana fue distinta a la habitual.

Jubilados que pasaron aproximadamente 12 horas esperando cobrar el bono, estatales malhumorados esperando percibir su haber y beneficiarias de la AUH con sus hijos en brazos.

Desde el gobierno nacional anunciaron dias atrás el pago de un bono de 10 mil pesos para jubilados que se efetivizará en 2 partes: diciembre y enero. Este viernes era el turno de la primera bonificación, y como se esperaba, muchos de ellos llegaron desde la medianoche con sus reposeras hasta esperar percibir el beneficio. Es por ello que el centro de pago de ANSES estuvo colapsado.

Otro de los sectores beneficiados son las mujeres que perciben la AUH (Asignación Universal por Hijo). En este caso, este viernes se acreditó el pago de 2 mil pesos por hijo.

En este caso, todas las sedes del Banco Rioja y los cajeros automáticos se vieron desbordados.

En tanto, el gobernador Ricardo Quintela anunció a principio de semana, el pago de un bono para los trabajadores de la Administración Pública Provincial de 12 mil pesos dividido en 3 partes: 27 de diciembre, 27 de enero y 27 de febrero.

A diferencia de lo que ocurre habitualmente, no hubo un cronograma y la gran masa de empleados públicos se volcó este viernes a los cajeros automáticos y la entidad financiera local.