La llamada de un vecino al 911 condujo a efectivos de la Policía a una casa ubicada en calle 9 entre 24 y 26, en Punta Lara. Allí encontraron a un bebé recién nacido muerto dentro de un balde de agua y a una joven de 26 años, que sería su madre, en estado de shock.

La mujer tenía signos de parto reciente y fue trasladada de inmediato al Hospital Cestino de Ensenada, donde se encuentra en grave estado. Mientras tanto, se esperan los resultados de la autopsia, que permitirán saber si el bebé nació muerto o murió luego, probablemente al ahogarse en el agua donde fue hallado por la Policía.

Según relató al diario El Día el secretario de Justicia y Seguridad de Ensenada, Martín Slobodian, "la casa estaba llena de sangre, la chica estaba sola en su habitación y el bebé en el baño, boca abajo en un fuentón de agua".

La causa - caratulada por el momento como "averiguación de las causales de muerte" - está a cargo de la fiscal Cecilia Corfield.