Vive en barrio Stoecklin, La Calera, y espera una solución de las autoridades municipales.


Un vecino de barrio Stoecklin, de la ciudad de La Calera, sufre desde hace casi un año una invasión de alacranes en su casa. Los mismos vienen de un terreno privado, lleno de maleza ya que los dueños no realizan el desmalezado correspondiente.

“He matado 20, 30, 40 alacranes…a lo mejor me quedo corto” afirma Julio, quien asegura que todos los días encuentra uno de estos adentro de casa, inclusive en su dormitorio.

Asegura que se ha comunicado con el Centro Vecinal del barrio y con el municipio, pero hasta ahora no ha obtenido ninguna respuesta. Reconoce que no ha presentado ninguna nota con el reclamo y está dispuesto a realizarla.

Este tipo de terrenos baldíos sin mantenimiento, es común en la ciudad. Aunque la Municipalidad intima a los propietarios a que procedan a realizar las tareas de limpieza, la mayoría prefieren pagar la multa y el desmalezamiento.




Comentarios