La cooperativa Recical impulsa la incorporación de reciclado de materiales orgánicos.


La semana pasada, los integrantes de la cooperativa de trabajo Recical se reunieron con autoridades de la Municipalidad de La Calera para presentarles un proyecto y de esta forma ampliar la tarea que vienen realizando, incorporando el reciclado de materiales orgánicos y húmedos.

Reunión entre el intendente Facundo Rufeil y Recical

“Buscamos con este proyecto lograr que la clasificación y separación de los residuos sea en origen”, apuntó Agustín Ferreyra, socio de la cooperativa. También agregó: “La basura se convierte en tal cuando se mezclan los materiales sólidos con los orgánicos”.

Tomando como referencia el modelo de reciclado en China desde hace tiempo, lo que se pretende es separar y clasificar la basura, para luego incorporar biodigestores para el tratamiento de los materiales orgánicos.

“Hay distintos modelos. Entre ellos las bio-bolsas, en donde se mezcla lo orgánico con agua. Las bacterias consumen esa materia orgánica, generando: biol, que es un fertilizante muy eficaz; y gas metano, utilizado para generar energía para calefacción o poner en marchar un generador eléctrico“, sostiene Hugo Sigwald socio de la cooperativa.

Hugo Pedernera, Agustín Ferreyra y Hugo Sigwald, socios de Recical.

La cooperativa, que en febrero planea trasladarse a las nuevas instalaciones  en B° La Campana, tiene 35 socios, de los cuales 10 perciben  sueldos. “Con la puesta en marcha de este proyecto, necesitaríamos aumentar el personal, preferentemente local“, afirmó Hugo Pedernera,  socio fundador de Recical.

Según datos del municipio, La Calera produce 1.000 toneladas mensuales de basura, más de la mitad corresponde a material seco. “Este proyecto apunta que sea el mismo municipio quien realice la recolección diferenciada”, sostuvieron los socios.

Desde hace 10 años, la cooperativa Recical trabaja en el reciclado de materiales sólidos y secos (botellas, vidrios, cartones, etc). Recolectan dichos materiales de los contenedores distribuidos en toda ciudad, para después compactarlos y  poder venderlos.




Comentarios