A partir de la industrialización local de la cadena del litio como recurso esencial para la transición energética y la denominada “revolución verde” en la que avanza el mundo, la Argentina tiene la visión estratégica de convertirse en “productor tecnológico para América del Sur y otras regiones”, según definió el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas.

En la misma línea, el gobernador Gerardo Morales destacó la importancia del trabajo conjunto para el desarrollo de esta relevante actividad productiva y reiteró su franco apoyo al proyecto de electromovilidad o movilidad sustentable que impulsa el Gobierno central.

El funcionario nacional y el Gobernador de Jujuy participaron este miércoles del seminario “La industria argentina del litio y su papel en la transformación de la matriz energética local”, organizado por el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID) en el marco del programa de asistencia técnica regional, con colaboración del Wilson Center y la Embajada Argentina en Estados Unidos.

El encuentro, concretado de manera virtual, sucedió a la reciente conformación de la Mesa Nacional del Litio, integrada por las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca, junto con la Nación.

El gobernador Morales durante el seminario del BID, donde sostuvo que Jujuy es una de las provincias eje para el desarrollo productivo del litio.(Archivo Vía Jujuy)

En los diferentes paneles de la jornada se analizó que el mundo espera que América Latina aumente la producción de este mineral para abastecer la creciente demanda global, incluso luego de años difíciles por la sobreproducción y precios a la baja registrados antes de la pandemia, la que obligó a interrumpir la producción en algunos países.

Sin embargo, los participantes destacaron que es necesario preparase para un incremento exponencial en la demanda global de litio, teniendo en cuenta por ejemplo que la Unión Europea priorizó a las energías renovables en la recuperación económica post pandemia y el Gobierno de Estados Unidos reconoce al litio como recurso estratégico, en la transición global hacia las “fuentes verdes” de energía.

Actualmente la Argentina exporta 40.000 toneladas de carbonato de litio y si se tomara en cuenta los proyectos en operación y en construcción con las ampliaciones proyectadas se podría avanzar en la producción con un número cercano a los 135.000 toneladas de litio equivalente, lo que se elevaría a 305.000 toneladas con las que están en estado preliminar.

Ambiente y sustentabilidad

Junto con Kulfas y Morales participaron también de la reunión el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello; el secretario de Minería nacional, Alberto Hensel; los gobernadores de Catamarca, Raúl Jalil; y de Salta, Gustavo Sáenz; el director del Programa sobre Argentina en el Wilson Center, Benjamín Gedan; y el presidente de la empresa Livent, Paul Graves, a cargo de una de las principales operaciones de litio en el país.

Durante la reunión los participantes ponderaron la importancia del desarrollo de las energías renovables y la atención energética para el cuidado del planeta, el ambiente y la sustentabilidad, contexto en el que Morales puso en relieve que en Jujuy “garantizamos la participación de las comunidades en los monitoreos ambientales de los proyectos de litio”, remarcó.

A la vez puso el acento en la importancia de impulsar con determinación el desarrollo y la industrialización de este sector clave para el Noroeste argentino, en lo que argumentó a favor del trabajo conjunto con universidades y centros de investigación, y la unificación de normativas para la explotación del mineral y la industrialización.

Régimen de electromovilidad

“Nuestra estrategia como Gobierno y que compartimos con las provincias propietarias de los recursos naturales -expresó el ministro Kulfas- es poder avanzar en un desarrollo integral de la cadena de litio, agregar valor, desarrollar la ciencia y la tecnología vinculada a la industrialización del mineral para hacer en Argentina un recurso global que será elemento central en esa transición energética”.

Puso énfasis asimismo en que el futuro régimen de electromovilidad que el Gobierno espera se sancione en 2021 ofrecerá “incentivos fiscales y tributarios para promover esta inversión, como también incentivos para la adquisición de vehículos eléctricos con el requisito central de que tengan componentes de fabricación en el país para potenciar la cadena de valor” en el territorio y la región.

Con todo lo dicho, los mandatarios provinciales coincidieron en ratificar finalmente la “decisión política de seguir trabajando juntos para intensificar este sector productivo clave para la creación de empleo”.