El presidente Alberto Fernández negó que haya alguna relación entre la situación de Milagro Sala, la líder de la organización Túpac Amaru, y la postura que muestra el gobernador de Jujuy Gerardo Morales respecto de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI); opinó que “la forma en que se desarrollaron” los procesos a la dirigente social es “preocupante” y recordó que en marzo se cumplirán dos años desde que la Corte Suprema de Justicia de la Nación “tiene bajo tratamiento el caso Milagro Sala y no pasa nada”.

//Mirá también: La grieta menos pensada: Milagro Sala, enojada con Alberto Fernández

En una entrevista con la radio AM750 el Presidente descartó cualquier vínculo con la detención de Sala, quien lleva seis años presa y cumple prisión domiciliaria en el barrio Cuyaya en la capital jujeña, e incluso aseguró que su “posición sobre el tema” es algo conocido, que él siempre hizo “público”, al tiempo que contó que varias veces dialogó sobre esta cuestión con el gobernador Morales.

“Todas las veces que he visto al Gobernador se lo he dicho con respeto y con el cuidado que merece el tema”, amplió el Presidente sobre ese punto.

El 31 de diciembre de 2006 Alberto Fernández estuvo en Jujuy para visitar en la cárcel de Alto Comedero a la dirigente Milagro Sala.

Consultado por el posicionamiento del gobernador de Jujuy ante la negociación del Gobierno nacional con el FMI, el Jefe de Estado descartó cualquier relación entre esa postura y la situación de la líder de la Túpac.

Morales, a diferencia de otros referentes de Juntos por el Cambio, se mostró dispuesto a colaborar, dijo que parte de la deuda había sido contraída “por nuestro Gobierno” (en referencia a la gestión de Cambiemos) y se diferenció de otros referentes de la coalición opositora.

“Yo quiero aclarar que se ha escrito mucho sobre mis diálogos con (Gerardo) Morales, pero en realidad hay que recordar que Morales tomó esta decisión y esta postura sin hablar conmigo, porque si no pareciera que hubo una negociación que no existió”, afirmó Fernández en las declaraciones radiales.

Recordó asimismo que antes de ser Presidente, en 2016, pidió ver a Sala en la cárcel en Jujuy: “Me fijaron como día de visita un 31 de diciembre, a las cuatro de la tarde, pensando que yo de ese modo iba a desistir, y no lo hice, y me fui a verla y (desde entonces) vengo planteando el caso de Milagro Sala como un caso que merece atención”, relató.

UNA OBSERVACIÓN JURÍDICA

Luego hizo “una observación de tipo jurídica” porque días atrás -repasó- “la Cámara Federal rápidamente se ocupó de quitar la figura de asociación ilícita”.

En la actualidad “el delito más grave que (según la Justicia jujeña) cometió ella es el delito de administración fraudulenta y ¿cuál es la pena máxima de ese delito? Seis años. Uno debería llegar a la conclusión de que ha cumplido con esa pena ¿y por qué sigue presa?”, se preguntó el Presidente.

Advirtió también que “durante el gobierno de Mauricio Macri” le “agregaron la asociación ilícita”, una figura penal de la que se “hizo abuso” y, por ese motivo, “los problemas, que en Derecho Penal se resolverían atendiendo a cuestiones de autoridad y participación, lo resolvieron siempre como problemas de asociación ilícita, entonces la asociación ilícita es un delito muy grave, que lleva mucho”.

“EN LA JUSTICIA ALGO ESTÁ FUNCIONANDO MAL”

Fernández señaló además que en marzo se cumplirán dos años desde que la Corte “tiene bajo tratamiento el caso Milagro Sala y no pasa nada” y si bien aclaró que quiere “ser respetuoso de las instituciones” y que respeta “el Estado de derecho”, consideró que en la Justicia, en tanto uno de los poderes del Estado, “hay algo que está funcionando mal”.

//Mirá también: Reúnen denuncias contra Milagro Sala en Jujuy y apelan al papa Francisco

En cuanto al máximo tribunal, resaltó que “hay un problema de funcionamiento muy serio” porque “desde el momento en que el Gobierno de Macri propuso nombrar en comisión a dos jueces de la Corte (por Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, hoy presidente y vicepresidente) empezó a degradarse la calidad”.

“Cuando uno mira el funcionamiento actual el tema es muy preocupante, porque la Corte solamente ha tenido velocidad para actuar. Yo acabo de decir que el caso Milagro Sala en marzo va a hacer dos años que está en la Corte, y es una persona detenida, ¿eh? ¿Pero en cuánto tiempo se expidió la Corte para aceptar un per saltum en el caso de (Leopoldo) Bruglia y (Pablo) Bertuzzi?”, contrastó Fernández, al referirse a los camaristas objetados por haber sido trasladados sin acuerdo del Senado.

Con información de Télam